Labor del Ibal, un problema ‘mayúsculo’ en la Pola: Un daño de alcantarillado es el dolor de cabeza

Crédito: Hélmer Parra / El Nuevo Día
Contenido Exclusivo
Ingresar a la calle 4b con carrera Cuarta del barrio La Pola, uno de los lugares más conocidos por su trascendencia histórica, se convirtió en una odisea para los habitantes de la zona debido a una obra que lleva dos meses de dilación.
PUBLICIDAD

Jaime Bobadilla, uno de los afectados, comentó que a pesar de que al contratista se le pagó por adelantado la adecuación de la red de alcantarillado, no liquidó a los trabajadores de manera cumplida por lo que durante varios días la obra estuvo pausada.

 

Qué provocó la intervención

El daño de la red de alcantarillado ocasionó el colapso de una parte del terreno de la vivienda por donde pasaba la tubería, por lo que la propietaria instauró un derecho de petición. 

En respuesta, fue necesario cavar en más de media cuadra, para adecuar el alcantarillado que, conforme a lo relatado por los residentes, la gerente Érika Palma se comprometió a tener listo en un mes, pero ya han pasado tres y la calle permanece ‘destruida’. No se ve avance significativo de la misma.

Por lo que la intervención se convirtió en un problema ‘mayúsculo’ para más de 15 familias, porque los huecos representan un peligro, especialmente cuando el 90 % de ellos es de la tercera edad, algunos con movilidad reducida, que ante cualquier emergencia de salud ni siquiera hay paso para una ambulancia. 

La tierra que fue removida emana mal olor y con ello han proliferado los roedores y cucarachas; han tenido que pagar por el parqueadero de sus vehículos; para que el carro de la basura se lleve sus desechos deben dejarlos en el ingreso de la cuadra.

Sin dejar de lado que les ha tocado ser vigías varias veces, porque han intentado robarse los tubos. 

“Este es el famoso regalo de navidad para nosotros los que pagamos impuestos, que hacemos también aporte al acueducto. Merecemos que por lo menos se nos garantice que se termine la obra cuanto antes” afirmó Gildardo Aguirre. 

Reseñó, “los mil millones de pesos que gastó el Alcalde en publicidad, debió invertirlos en estas vías que están vueltas nada”.

 

Los residentes también denuncian que el Ibal, al igual que el ingeniero a cargo de la obra, no hacen presencia en el lugar, por lo que están en manos de obreros que ponen a trabajar bajo el inclemente cambio climático y sin cumplirle con el sueldo. 

 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

 

 

REDACCIÓN IBAGUÉ

Comentarios