Niño sufrió 7 infartos antes de morir, tras ponerse un zapato: gritó, pero sus papás llegaron tarde

Crédito: Redes sociales / El Nuevo Día.
Mucho ojo padre de familia: un accidente fatal que podría costar la vida de los niños.
PUBLICIDAD

La muerte del pequeño Luiz Miguel Furtado Barbosa, de solo 7 años, ha alertado a padres de familia en todo el mundo, ante la fatídica manera en la que partió de este mundo y que, muy a pesar de todos, podría pasarle a cualquiera.

El menor, que vivía en el municipio de Anhembi, Brasil, fue víctima de un escorpión que le picó cuando se puso su zapato; aunque luchó por vivir, tuvo 7 infartos que le ganaron la batalla.

De acuerdo al testimonio de su mamá, Angelita Proenca Furtado, el niño se preparaba pasar salir de viaje familiar y por eso fue a ponerse sus zapatos, sin imaginarse que el letal animal estaba dentro, reveló para el medio G1.

Sus padres alcanzaron a escucharlo gritar de dolor, corrieron hasta él para ayudarlo y buscar qué le había sucedido. Observaron cómo su permita se empezaba a poner de color rojo mientras el dolor iba en aumento, extrañados sin saber que había sucedido.

No fue sino hasta minutos después, que dieron con el animal, un escorpión amarillo brasileño, conocido como 'Tityus serralatus' y considerado el más peligroso en América del Sur por su potente veneno.

Los padres alcanzaron a llevar al pequeño Luiz hasta el hospital y, aunque mejoró al día siguiente e incluso habló con su mamá, posteriormente se agravó y fue sedado. El pasado 25 de noviembre, el menor sufrió siete infartos hasta que murió.

Su residencia quedaba en cercanías al río Tiete en Brasil, donde abundan estos escorpiones.

e

Redacción web.

Comentarios