Pablo Escobar se impone con un álbum de cromos

Un álbum de cromos que exalta al fallecido Pablo Escobar, comenzó a venderse con éxito en las barriadas más pobres de Medellín, la segunda ciudad del país que ese jefe del narcotráfico dominó hasta caer abatido por la Policía en 1993.

 Un álbum de cromos que exalta al fallecido Pablo Escobar, comenzó a venderse con éxito en las barriadas más pobres de Medellín, la segunda ciudad del país que ese jefe del narcotráfico dominó hasta caer abatido por la Policía en 1993.

El álbum, de 16 páginas, invita a coleccionar los cromos, o monas de Escobar y otros narcotraficantes y sicarios como Gonzalo Rodríguez Gacha (alias El mexicano) o John Jairo Vásquez (alias Popeye).

Pero sólo se consigue en pequeñas tiendas de las zonas más deprimidas de Medellín, como la comuna Santo Domingo, donde tres niños de entre nueve y diez años se detienen a comprar los sobres de cromos, a 100 pesos cada uno, antes de entrar a la escuela.

El cuadernillo promete a quien lo complete diversos premios, como un MP3, un Ipod o balones, entre otros, pero no indica dónde reclamarlos ni muestra ningún registro de la empresa que lo edita.

"Los álbumes los trajeron dos hombres que pasaron en motocicleta, y hasta ahora se han vendido muy bien. Sólo me queda uno", comentó un pequeño comerciante en la comuna Santo Domingo.

Escobar, jefe del cártel de Medellín, era considerado uno de los hombres más ricos del mundo, y a la vez responsable de los atentados más sangrientos de los años 80 en Colombia.

Aunque el secretario de gobierno encargado de Medellín, Sergio Zuluaga, dijo  que el material sería decomisado porque evoca "ilícitos que no deben estar en el imaginario de nuestros jóvenes", horas más tarde la alcaldía aseguraba que esas declaraciones habían sido hechas a título personal y que la institución no tiene una posición oficial sobre el tema.

El éxito de este álbum acompaña la transmisión de la teleserie "Pablo Escobar, el patrón del mal". Varias de las imágenes de la serie fueron así retomadas en los cromos junto con las fotos originales del jefe narcotraficante.

Abatido por la Policía cuando escapaba por los techos de las casas de Medellín, la figura de Pablo Escobar no ha dejado de estar presente en esta ciudad en las últimas dos décadas.

Su tumba es visitada por personas que le consideran como un benefactor de los más humildes, diversos afiches con su foto se muestran en casas de las barriadas más pobres, y la que fue su Hacienda Nápoles es visitada por los turistas.

Incluso, su controversial imagen inspiró un óleo del pintor y escultor Fernando Botero.

 

AFP

Comentarios