El homicidio se presentó en 2010: Enfermera que asesinó a bebé a golpes pagará 37 años de cárcel

Colprensa - EL NUEVO DÍA
Esa tarde trágica del 13 de octubre, Eileen María Reyes se encontraba laborando como enfermera en la sala de neonatos del hospital Fernando Trocnis, entonces, recibió una llamada en su celular y salió corriendo de allí y en un mototaxi se dirigió a la Clínica de la Mujer y cometió el asesinato.

Después de 667 días de la muerte de la niña recién nacida, Claritza Ternera Palma, en Santa Marta, fue condenada a 37 años y seis meses de cárcel la estudiante de penúltimo semestre de enfermería superior, Eileen María Reyes Santiago.

La condena se conoció al ser proferida por el Juez Segundo Penal del Circuito con funciones de conocimiento, Helder Said Durán Rodríguez.


El fallo fue leído por el funcionario judicial en la audiencia de individualización de pena y lectura de sentencia, realizada en la Sala 2 del Centro de Servicios Judiciales.


A la diligencia asistieron, además del juez, el abogado de la defensa Daniel Sánchez Marmolejo; el apoderado de la víctima José De los Santos Chacín; Olga Concepción Palma Rivas, madre de la víctima; la fiscal Yordani Torres, en reemplazo del titular de ese proceso Alfonso López Ramos y la imputada Eileen María Reyes Santiago, quien luego se retiró al solicitar que no deseaba estar en la audiencia.


La condenada llegó temprano, resguardada por el Inpec. Estaba sentada al lado de su abogado, con una blusa blanca, un jean azul y zapatillas negras. El cabello negro lo tenía recogido con un moño, tenía argollas metálicas en las orejas y los labios pintados de un rojo carmesí.


Duró poco en la sala de audiencia, porque cuando el juez dio inicio a la diligencia dijo que deseaba retirarse, y el juez acogió la petición.


En casi tres horas de la lectura de las piezas procesales, el juez dio a conocer la condena a Reyes por los hechos sucedidos en la tarde del 13 de octubre de 2010 frente a la Clínica de la Mujer, donde Olga Palma media hora antes había dado a luz a su hija. Aún no le había dado el seno a su bebé que pesó tres mil gramos y midió 55 centímetros, cuando la estudiante de enfermería, Eileen María Reyes, incursionó en la clínica y la raptó.


COLPRENSA

Comentarios