Farc reiteran que no están dispuestas a ir a la cárcel

Colprensa - EL NUEVO DÍA
La guerrilla insistió en que no van a pagar cárcel por ejercer su “legítimo derecho a la rebelión”.

RESUMEN AGENCIAS

Las Farc declararon ayer que el proceso de paz no debe convertirse en un “proceso judicial” y afirmaron que ningún rebelde debe ir a la cárcel por haberse alzado en armas.

“Creemos que un proceso de paz no es un proceso de sometimiento ni rendición, también creemos que no puede convertirse en un proceso judicial” en que el Estado actúe “como juez y parte”, dijo la guerrilla en un comunicado, leído por el comandante Walter Mendoza, uno de sus delegados en las negociaciones con el Gobierno en Cuba, que buscan acabar con el conflicto armado interno.

“En La Habana no se van a intercambiar impunidades, porque no es comparable el terrorismo de Estado al ejercicio del derecho a la rebelión; ningún guerrillero está dispuesto a pagar cárcel por haber ejercido dicho derecho”, expresó Mendoza.

Las negociaciones, iniciadas en noviembre de 2012, se encuentran en un difícil momento, por desacuerdos entre ambas partes sobre la justicia que debe aplicarse y los crímenes contra la humanidad cometidos a lo largo del conflicto armado, el último en América.

La tensión en La Habana ha sido mayor en los últimos días, por un recrudecimiento de las hostilidades en Colombia, que ha dejado en dos semanas unos 45 guerrilleros y una quincena de militares muertos. A pesar de la situación, ambas partes han ratificado su voluntad de continuar negociando.

El presidente Juan Manuel Santos impulsa un proyecto de justicia transicional, que es rechazado por la guerrilla, que afirma que sólo busca castigar a los guerrilleros, en circunstancias en que el Estado es el principal responsable por la violencia armada. “Nunca daremos un voto de confianza al sistema judicial colombiano ni a simples promesas sin garantías de sus instituciones corruptas, porque no hemos venido a La Habana a someternos”, dijo Mendoza.

ONU Y DIÁLOGOS

El coordinador residente y humanitario de las Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild, señaló que “el modelo de negociación en medio del conflicto se dio para un lapso de un año y, cuando han pasado casi tres años, debería repensarse”.

Según Hochschild, es fundamental avanzar, “porque se necesita ganar confianza en el proceso de paz y es inmoral que la población civil sea rehén, por un fracaso de llegar a acuerdos de desescalamiento del conflicto. Tienen la obligación las dos partes, que pueden reducir el sufrimiento de miles”.

Sobre si la solución es un cese el fuego bilateral, señaló que el modelo de negociar dentro del conflicto “puede no ser el correcto, porque con la continuación del conflicto no solamente se crean más necesidades humanitarias, muertos, sufrimientos, sino también se acaba la confianza en el proceso, sobre todo cuando no hay resultados tangibles”.

EL NUEVO DÍA

Comentarios