Marchantes acataron llamado a la paz, menos Bogotá

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍACerca de 30 personas, en medio de un fuerte aguacero, con piedras y palos en mano, enfrentaban al Esmad que se encontraba al interior del Congreso.
El Ministro del Interior hizo énfasis en que el Gobierno es garante de la protesta pacífica y del derecho a manifestarse, y que la Fuerza Pública está para proteger ese derecho constitucional.
PUBLICIDAD

Miles de personas volvieron ayer a las calles para participar en el segundo “paro nacional” de protesta contra el Gobierno, pese a que ya se anunció el retiro de la Reforma Tributaria.

El paro, que ocurre en la octava jornada consecutiva de protestas, se ha realizado mayoritariamente en paz, aunque no han faltado los disturbios en Bogotá donde un grupo de personas se enfrentó en la Plaza de Bolívar con los policías que protegen el Capitolio, pero fueron dispersados.

Las manifestaciones arrancaron el 28 de abril contra la ya retirada reforma tributaria del Gobierno colombiano y hoy continúan, entre otras cosas, en rechazo a la brutalidad policial, que según la ONG Temblores se ha cobrado la vida de 37 personas en los últimos ocho días.

Sin embargo, la Defensoría del Pueblo aseguró que las protestas han dejado 24 víctimas mortales y que en 11 de los casos la Policía es la presunta responsable de las muertes.

 

Disturbios en Bogotá

El “paro nacional”, convocado por sindicatos y centrales obreras contra la reforma a la salud, entre otras peticiones. 

La mayoría de manifestaciones transcurrieron de forma tranquila en Bogotá con batucadas, bailes y un clamor de justicia por los abusos del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, de la Policía, que está en el ojo del huracán desde hace varios años por sus excesos en las protestas.

La situación se puso tensa en la Plaza de Bolívar, punto de llegada de las marchas más grandes, cuando un grupo de personas tumbó las vallas que separan la Plaza de Bolívar del Capitolio y luego atacaron con piedras y otros objetos el edificio, e intentaron entrar mientras el Congreso sesionaba, pero fue impedido por el Esmad, que dispersó la arremetida con gases lacrimógenos.

En otras ciudades como Medellín, miles de personas se manifestaron en paz, mientras que en Cali, principal foco de violencia de las protestas, la marcha estuvo liderada por decenas de indígenas que llegaron del vecino departamento del Cauca, donde el conflicto armado se ha recrudecido en los últimos meses.

Además, los bloqueos en las vías de Cali se mantenían en la tarde de ayer, octavo día de manifestaciones.

William Vallejo, secretario de Movilidad de Cali, dijo que en más de 20 puntos de la ciudad continúan las concentraciones ciudadanas, entre ellos frente a la Universidad del Valle sede Meléndez, Siloé, Puerto Rellena y la Carrera 1 con Calles 66 y 78.

Por otra parte, las autoridades trabajan en la habilitación de corredores humanitarios que permitan abastecer la región con alimentos, medicamentos, combustibles y suministros.

 

Denunciar actos vandálicos

El gobierno nacional dispuso de la línea nacional telefónica 323 272-9668, para recibir las denuncias de los ciudadanos sobre los hechos de orden público y de terrorismo, según anunció el presidente de la República, Iván Duque Márquez.

“La amenaza vandálica que enfrentamos consiste en una organización criminal que se esconde detrás de legítimas aspiraciones sociales, para desestabilizar a la sociedad, generar terror en la ciudadanía y distraer las acciones de la Fuerza Pública. El vandalismo extremo y el terrorismo urbano que estamos observando se encuentra financiado y articulado por mafias del narcotráfico, como lo denunció el Fiscal General de la Nación. Para enfrentarlas, hemos diseñado una estrategia conjunta contra el vandalismo a nivel nacional, que ya está dando resultados”, sostuvo el mandatario nacional.

 

Uso de la fuerza, último recurso: Policía

En medio de la entrega de un balance de orden público en Cali, las autoridades recordaron que el último recurso de un uniformado es el uso de la fuerza e hicieron un llamado a los entes de control para verificar su accionar.

El subdirector general de la Policía Nacional, general Hoover Penilla, reportó que en la capital vallecaucana se han realizado 23 actividades, cuatro bloqueos y nueve concentraciones en las últimas 24 horas, de las cuales se han conocido cinco hechos de vandalismo y saqueos a establecimientos.

Al igual, que cinco ataques con armas de fuego a uniformados y 170 policías heridos, de los cuales cuatro aún permanecen hospitalizados.

Desde un colegio de Bosa se denunció que helicópteros de la Fuerza Pública aterrizaron en sus instalaciones.

Resumen agencias, BOGOTÁ

Comentarios