Martha Sepúlveda seguirá luchando por la eutanasia

Crédito: Internet / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Una paradoja rodea la existencia de Martha Sepúlveda. La alegría y la tranquilidad que la acompañaban desde el 6 de agosto de este año, cuando supo que podría acceder a la eutanasia se convirtieron en tristeza, ansiedad y desilusión, el pasado viernes, al saber que el procedimiento fue cancelado.
PUBLICIDAD

Una paradoja rodea la existencia de Martha Sepúlveda. La alegría y la tranquilidad que la acompañaban desde el 6 de agosto de este año, cuando supo que podría acceder a la eutanasia se convirtieron en tristeza, ansiedad y desilusión, el pasado viernes, al saber que el procedimiento fue cancelado.

Esta mujer, de 51 años, sufre porque debe seguir viviendo con la incertidumbre y el pánico frente al futuro que le depara la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad de la cual estaba determinada a escapar el domingo en la mañana cuando cerraría sus ojos para siempre, de forma segura y asistida por profesionales de la salud.

Por eso, el pasado viernes a las 8:00 de la noche, cuando recibió una carta del Instituto Colombiano del Dolor (Incodol) que decía que el procedimiento no se realizaría, pensó que era falsa. 

La misiva, de cinco líneas, sin explicaciones y sin firmas de ningún profesional, decía que ese mismo día el comité científico interdisciplinario para el derecho a morir con dignidad a través de la eutanasia decidió, por unanimidad, desistir del proceso.

Los evaluadores no evidenciaron el cumplimiento de los requisitos definidos por la ley porque aunque la ELA es una enfermedad neurodegenerativa, progresiva e incurable, “no afecta completamente la funcionalidad de la paciente en las actividades instrumentales ni de la vida cotidiana”, como se dijo en las historias médicas previas.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

Colprensa, Medellín

Comentarios