Deuda fiscal griega cayó a 280 mil millones de euros tras reestructuración

AFP
La deuda de la administración central griega ascendíó en marzo pasado a 280 mil 292 millones de euros, un 23.8 por ciento menos que el trimestre anterior, gracias al éxito de la operación de reestructuración de la misma realizada por el país.

El 31 de diciembre, la deuda presupuestaria se elevaba a 367 mil 978 millones de euros, según la Contabilidad General del Estado.

No obstante, este dato, aunque es indicativo, no representa el total de la deuda soberana del país, según los criterios de la Unión Europea, y será superior, aseguró una fuente del ministerio de Finanzas.

La fuerte reducción de la deuda del Estado, gracias a la condonación de unos 107 mil millones por los acreedores privados del país, debe ser también efímera ya que va a volver a subir a medida que se entreguen los préstamos prometidos al país antes de 2014 por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), informaron dichas fuentes.

Para empezar, la Contabilidad General tendrá que agregar 25 mil millones de euros entregados al país en abril para recapitalizar el sistema bancario nacional, lastrado por las pérdidas de más de 70 por ciento provocadas por su participación en la reestructuración.

Esta operación fue asociada a un segundo plan de salvamento del país apuntalado por la UE en noviembre, que prevé un desembolso de 130 mil millones de euros en préstamos en tres años, que se suman a los 110 mil desbloqueados en mayo de 2010. En total, la comunidad internacional política y financiera prevé un esfuerzo global de 365 mil millones de euros.

Al término de ese plan, concedido al país a cambio de comprometerse a seguir un riguroso régimen de ajustes presupuestarios y reformas, la deuda soberana griega debería caer del 160 por ciento del PIB actual al 120.5 por ciento del PIB para 2020.

La gravedad de la recesión que sufre el país por quinto año consecutivo a causa de la austeridad, combinada a las debilidades estructurales de su economía y las incertidumbres políticas, pesan en el país que va a celebrar de nuevo elecciones el 17 de junio y hace temer a los economistas que el país no podrá cumplir este objetivo.

Credito
AFP

Comentarios