Violencia marca elecciones regionales en México

VANGUARDIA LIBERAL - el nuevo día
Desde que comenzó la campaña electoral, el crimen organizado ha asesinado a 16 candidatos y 20 se han retirado para evitar correr la misma suerte.

COLPRENSA, MEDELLÍN

México celebrará mañana unas elecciones regionales marcadas por una campaña plagada de asesinatos y violentas presiones a los candidatos. Es, sin duda, la campaña electoral más convulsionada en las últimas dos décadas con 16 aspirantes y dirigentes políticos asesinados y otros 20 que tuvieron que abandonar la carrera por temor a correr la misma suerte.

Todos han sido víctimas de los embates del crimen organizado para infiltrarse “a plata o plomo” en municipios, en busca de seguir dominando vastas zonas del país. Incluso, los partidos que ni siquiera presentaron postulantes en las regiones más conflictivas.

Estos serán los mayores comicios regionales de la historia de México, pues se elegirán nueve gobernadores y 500 diputados federales. También están en juego más de mil 200 cargos estatales y municipales, todos, sin excepción, en la mira de los grupos del crimen organizado que, lejos de contar con aspiraciones políticas, buscan tener a las mal pagadas policías locales en su bolsillo para sus negocios, que van desde el secuestro y la extorsión hasta el narcotráfico.

“(A los candidatos) los quieren obligar a que negocien con la delincuencia”, lamentó Miguel Ángel Sandoval, jefe estatal del partido izquierdista Morena, a quien se lo veía afectado por la muerte de su correligionario Hernández, quien integró las autodefensas el año pasado.

Los estados más peligrosos

Dos de los estados más candentes son Guerrero y Michoacán. Allí los candidatos tuvieron que moverse con pies de plomo para hacer campaña, con autos blindados y custodia, sobre todo luego de que aspirantes fueran abatidos o secuestrados.

“Cuido a dónde voy, con quién voy, las horas en las que voy”, reconoció Héctor Astudillo, candidato por el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) a gobernador de Guerrero, donde se cree que fueron masacrados el año pasado 43 estudiantes.

En Michoacán, que estuvo al borde de una guerra civil entre grupos criminales y de autodefensa, el candidato izquierdista a alcalde del municipio de Yurécuaro, Enrique Hernández, fue asesinado hace tres semanas.

EL NUEVO DÍA

Comentarios