Navalni está enfermo, pero sigue en huelga de hambre

Crédito: Tomado de internet / El Nuevo Día
El nuevo empeoramiento de la salud del líder opositor ruso, Alexéi Navalni, ingresado en la enfermería de la cárcel en la que cumple dos años y medio de condena, llevó ayer a sus partidarios a protestar frente a la prisión para que el político reciba asistencia médica cualificada.
PUBLICIDAD

“Si con Alexéi ocurre algo terrible, su muerte recaerá sobre su conciencia y la de (el presidente ruso, Vladímir) Putin”, escribió Yulia Naválnaya, esposa del opositor, dirigiéndose al jefe de la cárcel en Instagram.

Después de que Navalni comunicara anoche en las redes sociales que se encontraba mal, el diario ruso Izvestia informó de que el opositor había sido trasladado a la enfermería del centro penitenciario número 2 de Vladímir, a unos 100 kilómetros de Moscú.

Navalni, que se queja desde hace semanas de un fuerte dolor de espalda y problemas para caminar, dijo que tenía 38,1 grados de fiebre y una fuerte tos.

“Este hombre está gravemente enfermo”, alertó ayer Olga Mijáilova, su abogada, quien culpó a la dirección de la prisión de la situación.

EFE / El Nuevo Día

Comentarios