La OTAN pone a China en el punto de mira

Crédito: Vanguardia / El Nuevo DíaLos líderes de la OTAN celebran la cumbre en la que repasan su respuesta a los desafíos de Rusia o China, abordan su salida conjunta de Afganistán e impulsan una reforma para que la Alianza sea más competitiva.
La cumbre permitió a los aliados abordar la salida prevista de sus tropas de Afganistán para septiembre, tras 20 años de presencia militar en el país asiático a raíz de los atentados de Al Qaeda en territorio estadounidense.
PUBLICIDAD

La OTAN situó a China claramente como una amenaza para su seguridad durante la cumbre celebrada ayer en Bruselas, en la que apostó también poner en marcha un proceso de adaptación para mejorar su respuesta ante desafíos como la agresividad de Rusia, los ciberataques o el cambio climático.

“Todos los líderes acordaron que, en una época de competencia global, Europa y Norteamérica deben permanecer juntas en la OTAN. Para defender nuestros valores e intereses”, declaró el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, al término de la reunión, en la que los aliados dieron la bienvenida a Joe Biden como presidente de Estados Unidos.

Biden manifestó que la OTAN es “muy importante” para su país y que el artículo 5 sobre defensa colectiva en que se basa es “sagrado”, un “fuerte mensaje” de compromiso de EE.UU. con la organización, en palabras de Stoltenberg, que los demás aliados acogieron con satisfacción tras las reticencias expresadas por el anterior presidente estadounidense, Donald Trump.

 

Contra el autoritarismo de Rusia y China 

La cumbre de Bruselas ha servido para que los 30 aliados amplíen su punto de mira y dirijan su atención a China, que en la última reunión de líderes aliados de Londres en 2019 solo fue mencionada.

“Regímenes autoritarios como Rusia y China desafían el orden basado en reglas”, alertó Stoltenberg.

Los líderes señalaron en el comunicado aprobado ayer que ven oportunidades de compromiso con China en temas como el control de armas o el cambio climático, pero advierten de que su creciente influencia y políticas internacionales suponen retos para la seguridad de la Alianza que acordaron abordar juntos.

“Nos preocupan las políticas coercitivas de China”, admitió Stoltenberg, quien agregó que Pekín está “expandiendo rápidamente su arsenal nuclear” y, al mismo tiempo, es “opaco” a la hora de implementar su modernización militar.

 

Agenda de cambios para 2030

El otro gran tema de esa cumbre fue la aprobación de un proceso de reformas para que la Alianza aborde con más garantías nuevos retos.

Para ello, decidieron reforzar las consultas transatlánticas en la OTAN como foro político y reafirmar el compromiso de 2014 de gastar el 2% del PIB en defensa para 2024, un objetivo del que aún están lejos.

También se comprometieron a desarrollar “objetivos de resiliencia” y “metas nacionales concretas” para proteger infraestructura crítica.

A fin de mejorar en el plano tecnológico, acordaron impulsar un Acelerador de Innovador en Defensa para el Atlántico Norte, que pretende rebajar la brecha entre aliados mediante la colaboración con empresas emergentes, la industria y universidades, y poner en marcha un fondo de innovación.

 

Dato

Para alcanzar esas ambiciosas metas, los aliados combinarán los tres presupuestos de la OTAN: militar, civil y de infraestructuras.

 

EFE, Bruselas

Comentarios