sssss

Abuela descubrió que violaban a su nieta cuando vio que crecía el vientre de la niña: aberrante caso

Crédito: Pixabay / El Nuevo Día.
El abusador sería un familiar de la pequeña.
PUBLICIDAD

Un hombre de 40 años acusado de abusar sexualmente y dejar embarazada a su sobrina de 13 fue enviado a prisión en Bolivia, informó este lunes la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV).

El suceso ocurrió en el municipio de Caranavi, en la zona subtropical de Los Yungas de La Paz, y fue denunciado recientemente por la abuela de la menor al notar que su vientre había "crecido", dijo a los medios el director de la FELCV de La Paz, coronel Jhonny Vega.

La mujer llevó a la niña a un centro de salud para que le hicieran una prueba de embarazo que dio positivo, ante lo cual "realiza la denuncia en la FELCV de Caranavi" y el hombre, identificado como V.E., fue aprehendido, explicó.

Una primera agresión sexual ocurrió en agosto de 2021, pero no fue la única y aparentemente el hombre compró el silencio de la menor con regalos.

"Este sujeto en la declaración que realiza en el Ministerio Público admite la agresión sexual que realizaba a su sobrina", señaló Vega.

El hombre, presentado por la Policía ante los medios en esta jornada, compareció ante un juez cautelar que dispuso su detención preventiva en la cárcel de Chonchocoro, en el Altiplano de La Paz, agregó.

Un examen forense determinó que la menor tiene 24 semanas de gestación, señaló el jefe policial.

Por su parte, el fiscal Freddy Tarqui, que investiga el caso, confirmó a los medios que hubo abuso "en reiteradas ocasiones" y que se procederá a la interrupción legal del embarazo.

"Existe amplia línea jurisprudencial de que en ese tipo de hechos ilícitos sí corresponde la interrupción del embarazo conforme el procedimiento y los mecanismos que prevé la normativa", manifestó Tarqui.

En octubre pasado se conoció el caso de una niña de 11 años embarazada por las constantes violaciones de su abuelastro, quien fue sometida a una interrupción de la gestación.

Este caso, ocurrido en la región oriental de Santa Cruz, tomó especial relevancia cuando grupos religiosos contactaron a la madre de la menor, la convencieron de que continúe la gestación y la llevaron a un centro de acogida para ello, pero finalmente las autoridades y la Defensoría del Pueblo intervinieron y el embarazo fue interrumpido.

Otro suceso similar se detectó en diciembre en Potosí, donde una menor de 12 años embarazada por una violación también fue sometida a un procedimiento de interrupción de la gestación permitido por las normas nacionales en caso de abuso sexual.

A raíz de estos casos, organizaciones feministas reclaman que Bolivia tenga una ley sobre derechos sexuales y reproductivos para garantizar la salud y la vida de niñas y mujeres.

Según datos de la Fiscalía boliviana, el delito más denunciado en 2021 fue la violencia familiar o doméstica con 37.613 casos, seguida por el abuso sexual con 2.638, y la violación de infante, niña, niño o adolescente con 2.078, entre otros.

EFE / Redacción web.

Comentarios