El tiro por la culata

Un grupo político, como estrategia electoral, anunció que venía realizando el proceso de revocatoria del mandato al alcalde de Ibagué. Sus mentores argumentaron toda serie de falacias justificando su andanada mediática. Hasta ofreciendo gruesas cifras de dinero para pagar la propaganda difamatoria y la recolección de firmas.

Lo interesante del asunto fue la reacción ciudadana. Una vez conocidas sus intenciones se presentó una verdadera movilización popular entorno al Alcalde. Por los medios fue casi un plebiscito lo que se escuchó rechazando la intención revocatoria y respaldando la gestión del mandatario. ¿Por qué salió tanta gente indignada a levantar su voz para refrendar su apoyo a Luis H.? Porque sabe que al iniciar este mandato Ibagué era la segunda ciudad en desempleo del país con un 16.8, cifra que se redujo al 12.6 por ciento bajando al puesto 11. 

Que se consiguieron más de 70 mil millones de pesos para el proyecto del acueducto alterno de Ibagué. Se obtuvo la sede de los Juegos Nacionales que implicaría la inversión de más de 100 mil millones en escenarios deportivos y progreso para la ciudad.  Están en marcha pavimentaciones y reparcheos en vías principales y en barrios de Ibagué. Se han recuperado más de 400 kilómetros de vías rurales.

El Ministerio de las Tics ya firmó un convenio por cinco mil millones para la modernización tecnológica y de Internet para Ibagué.  Se iniciaron obras por 38 mil millones para la plataforma y nuevo terminal del aeropuerto Perales. Según una firma internacional, Ibagué es la segunda ciudad en seguridad de acuerdo a la percepción de la ciudadanía.

Además se gestionaron tres mil millones para inversión en cámaras, vehículos y pie de fuerza para seguir mejorando la seguridad.

Se aumentaron los desayunos escolares y se autorizaron la zona franca para Ibagué. Los ibaguereños están contentos porque saben que se entregaron más de mil 300 computadores para las instituciones educativas; porque ya está en proceso de contratación la telemedicina para la zona rural del municipio; porque se aseguró un empréstito por 100 mil millones para obras prioritarias; porque se gestionaron dos mil millones para el centro integral para la primera infancia y dos mil millones para el centro integral para la atención de víctimas; cinco mil millones para el estadio Manuel Murillo Toro; más de 15 mil subsidios para familias en acción y recursos para la dotación del hospital del sur. 

La ciudadanía respalda esta administración porque entregó de manera gratuita el Sistema Integrado de Información Escolar que facilita la matrícula en línea y la modernización de los procesos educativos; porque más de 150 mil personas se han movilizado debatiendo sobre el futuro de nuestra educación en torno al plan decenal, porque se recuperó el espacio público en las plazas de mercado y porque pensando en ciudad se recuperó el espacio público en la carrera Quinta que estaba invadido por carros… ¡Todo esto en menos de un año! Por estas y más razones, miles de ciudadanos cerraron filas aclamando al alcalde de Ibagué.

A la vez rechazaron la utilización politiquera de un mecanismo de participación popular como la revocatoria del mandato con fines electoreros.  Definitivamente, a los promotores de la revocatoria les salió el tiro por la culata. Y lo que es peor, con esta salida en falso, pasaron del anonimato al desprestigio…

AGUSTÍN ANGARITA LEZAMA

Comentarios