La lectura del problema

Salió la última encuesta sobre el mercado laboral en Colombia del trimestre móvil agosto – octubre de 2021 y, el resultado para Ibagué, vuelve a ser preocupante, Nos ubicamos de nuevo en el segundo deshonroso lugar, con el 18,7% de desempleo, sólo detrás de Quibdó y, aún cuando este es el panorama en materia laboral, hay otros aspectos que posiblemente confirmen estos lugares de desempeño, como podría ser el caso de la ordenación de territorio, la gestión de la movilidad e infraestructura, pues tienen una incidencia determinante en la generación, no solo de empleo, sino de oportunidades para Ibagué, son las bases para el desarrollo.
PUBLICIDAD

Esa cifra, probablemente tenderá a cambiar en la siguiente medición, esperemos que, para mejorar la posición, pero hay un claro indicador, de acuerdo, además a las variaciones presentadas en el transcurso del año, y es que las “estrategias” adoptadas para combatir el desempleo son a muy corto plazo, y eso que, el principal argumento para explicar este fenómeno del desempleo local es “que es un problema estructural”.

No quiero pasar por alto la preocupación en cuanto a la (in)equidad de género y políticas para el empleo, donde, Colombia, en general, ha venido fallando, pues, en esta medición, para las mujeres el desempleo es del 16,3%, mientras que para los hombres es del 9,0%, esta no es una tendencia reciente, ha sido la constante en la medición. La brecha continúa.

En Ibagué, volviendo a lo estructuralidad del problema, hay un aspecto que poco impulso ha venido teniendo en la ciudad y son los emprendimientos que se basan en modelos colaborativos, los cuales tienden a generar resultados similares a los de una economía de escala, siendo una respuesta positiva, contundente y efectiva al desempleo y la informalidad, que además es una lectura al problema. ¿Qué tanto han penetrado el mercado local? Se requiere que el gobierno local apueste y apoye el emprendimiento.

Hace algunos meses presenté, en este mismo espacio, las ventajas de los modelos colaborativos para la economía local y, hoy, reitero esa necesidad, porque no podemos, en Colombia y, particularmente, en Ibagué, seguir manejando la concepción tradicional del empleo, por muchas razones, pero miremos algunas:

i) el cambio generacional ha indicado, inequívocamente, que las nuevas generaciones -Millennials y Centennials- no conciben las relaciones laborales como lo hacemos nosotros, o nuestros padres o abuelos. Entender esa señal es clave para combatir la “estructuralidad” del problema (hay casos donde el problema no es la oferta sino la demanda); ii) el apoyo decidido al emprendimiento con el uso de las Tic´s, penetración y acceso a la red son elementos fundamentales para la gestión de negocios colaborativos; iii) las carreras ofrecidas e impulsadas en la ciudad deben estar en sintonía con el mercado laboral actual y aquí es necesaria esa articulación tripartita entre Estado, academia y empresarios; iv) las señales del mercado hoy día no las da ningún agente centralizado, ni mucho menos algún grupo de interés, las dan las necesidades ciudadanas, ahí se decide el qué y el cómo.

Los procesos económicos, políticos y sociales están en constante transformación y este proceso evolutivo debe ser en todo orden (principalmente en el sector público) que implica sintonía en la forma de hacer las cosas en la sociedad y la manera como se relacionan las personas entre sí.

 

CAMILO ERNESTO OSSA B.

Comentarios