La verdad duele

Tan airada reacción de los miembros de la Junta de la CCI ante el editorial de END resulta decepcionante. Tal parece que no cayeron en cuenta que nada de lo dicho allí corresponde a “falsas noticias ni a chismes de las redes”, aquel texto se ajusta exactamente a lo reportado por el Presidente de la Junta sobre las ejecutorias del Presidente Ejecutivo, que a su juicio ameritaron el desmesurado bono de $40 millones para premiar una labor que debe corresponder a los 23 salarios mínimos que devenga cada mes, o acaso para qué le pagan esta suma?
PUBLICIDAD

Se equivocan también cuando dicen que las tales bonificaciones salieron de recursos privados y no de dinero público, pues lo que así llaman no es tan privado, es dinero de empresarios que con esfuerzo pagan sus afiliaciones para que se retribuya en servicios, no para remunerar burócratas que cumplen las tareas para las cuales fueron contratados con muy buena remuneración. Que los funcionarios de la CCI trabajaron muchas horas y redujeron su salario por unos meses, es meritorio pero no excepcional pues en muchas otras entidades y empresas han hecho igual y aún así no lograron sobrevivir. Y que los miembros de la Junta trabajan ad hoc por largas horas no les hace excepcionales, igual sucede en muchas organizaciones y lo asumen como parte de su responsabilidad social sin necesidad de cacarearlo.

Lamentable que en cambio de ofrecer disculpas a la ciudadanía por el error en que incurrieron y proceder a reintegrar la inmerecida bonificación y renunciar a la Junta por abusivos, opten por asumir una actitud arrogante y acrítica como si fueran los dueños de la CCI que pueden hacer de ella lo que quieran, eso se llama despotismo.

Atentamente,

Julio César Rengifo Rojas.

Cartas a la redacción

Comentarios