Los dejaron solos

Ayer se celebraron unas históricas elecciones en las que los jóvenes pudieron salir a elegir sus representantes en los consejos de juventud. Aunque a la hora de escribir esta columna era imposible conocer los resultados de las votaciones, se puede decir que los muchachos sacaron un 10 en entusiasmo y compromiso mientras que, infortunadamente, las entidades y organizaciones que estaban llamadas a fortalecer este debate electoral les quedaron debiendo.
PUBLICIDAD

Los jóvenes hicieron la tarea, pues la participación de listas y candidatos fue masiva. Solo en Ibagué se inscribieron 35 listas (12 independientes, 10 de practicas organizativas de las juventudes y 13 de partidos o movimientos políticos), en el resto del Tolima fueron mas de 270 listas inscritas que en total sumaron mas de 1.500 candidatos. Formidables números que contrastan con la tradicionalmente baja participación de jóvenes en la política.

Ellos y ellas insistieron en las redes en transmitir sus propuestas, salieron a la calle a hablar con la gente y llevar su mensaje de renovación y frescura, lanzaron ideas e iniciativas novedosas y brillantes; con todo eso dejaron claro que tienen una inmensa capacidad de aportar cambios sustanciales para nuestra sociedad.

Sin embargo, la indiferencia de los actores que debieron haber promovido y elevado estas justas democráticas desentonó con el gran trabajo hecho por los jóvenes. Las universidades pasaron, mas o menos, de agache. Busqué en Google a ver si encontraba noticias sobre eventos, foros, debates o alguna difusión relacionada con los consejos de juventud por parte de las instituciones de educación superior del Tolima, pero nada. ¿Acaso no están formando lideres? ¿No era una gran oportunidad para propiciar el debate de ideas y enlazar la academia con la política?

La Alcaldía de Ibagué y la Gobernación del Tolima pasaron desapercibidas. Fuera de poner en redes las noticias ordinarias del calendario electoral y la inscripción de candidatos, no hay evidencia de que esas entidades hubieran propiciado espacios ni canales para que los jóvenes pudieran comunicar sus ideas, iniciativas y confrontar tesis y propuestas con los competidores. Tampoco hubo ningún despliegue mediático importante y mucho menos financiación para que los jóvenes rurales pudieran desplazarse a depositar su voto, teniendo en cuenta que en la mayoría de corregimientos de Ibagué no se instalaron puestos de votación.

Los medios de comunicación tuvieron una incidencia marginal. Apenas algunos portales Web publicitaron campañas, mostraron candidatos y trataron de generar algún espacio para llamar la atención de la juventud. No obstante, se esperaba que los medios (en especial los de mayor alcance) le dieran realce al proceso, que ponderaran y visibilizaran el esfuerzo y liderazgo de tantos jóvenes que a edades tempranas ya son protagonistas del cambio en sus comunidades, que se aproximaran al despliegue que hacen en una elección típica.

Ojalá el conteo final de votos demuestre que la indiferencia no fue obstáculo para consolidar una gran jornada democrática juvenil. Los protagonistas del Paro Nacional que evitó la reforma tributaria, los que brillan por su inteligencia y liderazgo, los que quieren cambiar a Colombia, merecen ocupar las posiciones mas dignas en nuestra democracia. 

Que este sea un buen comienzo.

 

CÉSAR PICÓN

Comentarios