¿Nos atrevemos a ir más allá del deber?

El Presidente Nacional de Uniandinos, Luis Ricardo Granados, nos ha invitado a la creación de la Regional Centro de la Asociación en Ibagué. Acepté con gusto porque recordé un reto que los Uniandinos tenemos pendiente y cuya superación requiere la visión y el compromiso con propósitos superiores que él nos ha venido señalando.
PUBLICIDAD

El reto y el compromiso para superarlo surgieron en el XX Congreso Nacional Uniandino reunido en Ibagué en noviembre de 1997 con una convocatoria desafiante: “La lucha contra la pobreza: los Uniandinos debemos hacer más”.

Las palabras inaugurales de Diego Escobar, presidente Nacional de Uniandinos y Mario Rodríguez, presidente del Capítulo Ibagué, de los invitados especiales, el Gobernador Francisco Peñaloza (q.e.p.d.) y los rectores de Coruniversitaria y de Uniandes, Leonidas López y Carlos Angulo,  y las ponencias de destacados exalumnos como Eduardo Pizano, senador de la República, Carlos Gustavo Cano, codirector del Banco de la República y Jaime Santamaría, expresidente de Uniandinos, señalaron la necesidad imperiosa de poner en marcha la alianza propuesta y plenamente compartida por los asistentes. Dos párrafos del discurso del mandatario tolimense resumen el compromiso:

“La pobreza no es culpa de quien la padece, es el resultado de la gestión de los dirigentes y ahí es donde la alianza social que ustedes plantean, alcanza su verdadera magnitud, porque la academia, la investigación, la empresa y la inversión que ustedes representan deben asociarse con los resultados de la gestión pública para producir verdaderos escenarios que permitan disminuir los niveles de desigualdad de nuestra sociedad, único mecanismo para procurar la paz del país… Les deseo éxito en sus deliberaciones y que los resultados permitan decirle al país que el Tolima es la sede de la lucha contra la pobreza”.

Jaime Santos, al clausurar el Congreso, en representación de su presidente, se comprometió a apoyarla con la frase “El reto apenas comienza”.

La Alianza Social Uniandina se inició con el entusiasmo y dedicación propios de su primer director, el expresidente Nacional Armando Sánchez, y de quienes le han sucedido en ese cargo, incluido su actual Coordinador, Luis Felipe Perdomo.

Sin embargo, los resultados están lejos de los propósitos enunciados, como ha sucedido también con las políticas gubernamentales en pro de la equidad en el pasado cuarto de siglo. ¿En qué estamos fallando los colombianos, en contraste con el progreso notable de las organizaciones que más podrían contribuir a esta prioridad nacional, como las universidades, las agencias públicas con este fin y nuestra propia asociación de egresados?

El evento al que convoca Uniandinos el próximo sábado abre una nueva oportunidad para pasar de la visión a la acción en la lucha contra la pobreza extrema y la desigualdad regional. Coincide, esta vez, con dos grandes retos, el cambio climático y el coletazo de la pandemia Covid-19, que están impactando con ignorancia y hambre a millones de niños y adolescentes en Colombia y el mundo. 

Un conspicuo intelectual y presidente de Colombia señalaba que una solución suele ser ineficaz porque lleva un rumbo equivocado. “Por ahí no es la cosa”, afirmaba cuando ello ocurría. ¿Será que el camino escogido para ir “más allá del deber”, repleto de restricciones que reducen la autoestima de las mayorías, nos impiden facilitar a cada quien “ser y hacer lo que valora” en la búsqueda del “bienvivir” colectivo?

¿Será la hora de escoger otro camino, que parta de la gente, para la Alianza Social creada el siglo pasado? ¡El próximo sábado puede ser! 

 

*Actualmente: Profesor Emérito de Uniandes y Miembro de los Consejos Superiores de Uniandes, Unibagué e Innovar Suroriente del Tolima. Previamente: Gobernador del Departamento de Tolima, Rector de Uniandes, Director General de Colciencias y Miembro de la Misión Presidencial de Ciencia, Educación y Desarrollo.

EDUARDO ALDANA VALDÉS*

Comentarios