Los gestores de paz

La iniciativa del Gobierno sobre los llamados voceros de paz deja serios interrogantes y preocupaciones, no solo me refiero a los integrantes de la primera línea, causantes de destrozos, o de haber secuestrando a representantes de la autoridad a quienes torturaron sin corazón, como se ha podido ver en videos publicados; me refiero también a los condenados de los grupos de delincuencia organizada, inmersos en el narcotráfico y en la explotación ilegal de minerales. 
PUBLICIDAD

¿Qué se pretende no solo liberándolos sino además premiarlos con sueldo para que “cumplan” tareas del régimen actuante como diría nuestro malogrado Álvaro Gómez?

Personajes que vimos no se paran en pelos para hacer daño a seres humanos o a cosas. Ya hemos visto en otros lares no muy lejanos los que denominan “milicias populares” las que no son más que fuerzas paramilitares que les importa un bledo la constitución.
Por fortuna han aparecido actitudes de servidores de la Justicia como el Fiscal General o los jueces que se han opuesto a este estropicio con el que se pretende torcer la ley y han salido en defensa de la Constitución.

Tenemos que reconocer el valor y franqueza de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, que ha manifestado su oposición a que delincuentes que destrozaron a la ciudad sean liberados, con lo cual ya marca una distancia con su amigo Petro. 
Es necesario respaldar esas actitudes, con lo cual se mantiene no solo un equilibrio de poder sino el de oportunidades, porque en el mundo de los extremos, como estamos viendo, en ninguno de los dos casos se pueda  llegar al totalitarismo, desastroso para una democracia.

Este año es crucial para el futuro de Colombia, porque se hará una renovación en municipios y departamentos para escoger sus mandatarios, en donde es importante mantener un equilibrio con el poder central, la izquierda colombiana debe demostrar que tiene una oportunidad para gobernar y como en otros lares de cordialidad política, se han alternado sin tropiezos. Vamos a ver si aquí solo fue el cambio de caras en los carros blindados y en la burocracia de los ministerios.

LUIS ERNESTO RUIZ
Correo
luiseruiz@telebucaramanga.net.co

Comentarios