Los millennials y sus retos

En los Juegos Olímpicos de Tokio ocurrió algo insólito: dos atletas ganaron el oro del salto de altura. Mutaz Essa Barshim (qatarí, negro, musulmán, 30 años), no quiso usar su último turno para vencer a Gianmarco Tamberi (italiano, rubio, católico, 29 años) con quien empataba. Medallas que pasarán a la historia no por la sobradez del campeón sino por la empatía interracial e intercultural de estos deportistas que decidieron compartir el triunfo. 
PUBLICIDAD

Me conmueven las historias de la cuenta Colitas Peludas de Instagram. Un niño recoge un perro herido y lo lleva a su casa; pide un hogar de paso que resulta en menos de 24 horas; un veterinario lo desparasita, le opera la pata rota y esteriliza; nueve o diez donantes se reparten la cuenta. Una o dos semanas después el peludito ha conseguido un amoroso hogar. Son menores de 40 años que no se conocen personalmente, pero actúan en equipo, confiando entre sí. No hay ánimo de lucro en ninguna etapa del proceso. 

Mensajes de nobleza y camaradería de una generación que va imponiendo su sello. Recordé el discurso de Mark Zuckerberg ante los graduandos 2017, en Harvard: “El gran reto de nuestra generación (apenas diez años más que sus oyentes) es crear un mundo en el que todos tengamos un propósito”. Les confesó que el suyo era conectar los estudiantes de su universidad, que luego extendió a hacerlo con el mundo entero. Fue una revelación progresiva, inspirada en una causa común. No tenía previsto crear una gran compañía ni ganar mucho dinero. Cuando le ofrecieron US $1000 millones sus socios mayores lo presionaron a vender, pero a los 22 años no cedió a la tentación. 

Exhortó a los jóvenes a ser idealistas y a asumir los grandes desafíos que enfrenta hoy la humanidad: detener el cambio climático, profundizar la democracia con la tecnología, ofrecer educación personalizada. Les dio tres claves: 1. Asumir proyectos relevantes y transformadores; 2. Conseguir igualdad de oportunidades, pues cada generación ha luchado por ampliar su concepto de igualdad (en el pasado el voto universal, el New Deal, los derechos civiles); 3. Construir en comunidad. “Es la batalla que nos ha tocado librar: el poder de la libertad, la amplitud de miras y la comunidad global contra el poder del autoritarismo, el aislacionismo y el nacionalismo… Esta no es una lucha de naciones, es una lucha de ideas… llegó el momento de definir el nuevo Pacto Social de nuestra generación”. 

El contenido político es innegable. Las exigencias deben pasar de la calle a las aulas. Según el estudio “Desempleo Juvenil en Colombia: ¿la educación importa?”, de Cristian Castillo Robayo y Javier García Estévez, tenemos la más alta tasa de desempleo de jóvenes con educación superior en América Latina. El desempleo juvenil dobla al de sus padres, sobrevivientes de modelos de producción y empleo que agonizan. 

Rodrigo Rojas (36 años), es autor de la ley que declara el Internet como servicio público esencial. Juan Carlos Losada (42) de los proyectos de Código de Protección y Bienestar Animal y prohibición de plásticos de un solo uso. “Un cambio que parece tan obvio que estás seguro de que otros lo harán. Pero no serán otros, lo tendrán que hacer ustedes”, concluye Zuckerberg.

 

GUILLERMO HINESTROSA

Comentarios