¡A completar el repertorio!

Entre el 13 y el 16 de agosto viviremos la maravillosa experiencia del Ibagué Festival. Un caleidoscopio de melodías, voces y ritmos de todos los orígenes al que nos convoca la Fundación Salvi en la Ciudad Musical de Colombia, bajo el lema “Las Músicas que somos”. 
PUBLICIDAD

Los melómanos tendrán un maravilloso pretexto para disfrutar, en vivo, los más selectos intérpretes. Permitir que sus composiciones nos inciten a sumarnos al coro, bailar y gozar en una tierra acostumbrada a vivir en cuerpo y alma su identidad más preciada: la música. Carlos Pardo Viña, en su libro “Memoria de una Identidad”, resalta esa particularidad del alma tolimense: 

“El concepto de Ciudad Musical nació con el viajero francés Jean Alexis Cadoine (1868) Conde de Gabriac, quien en su libro Viaje a través de América… en un capítulo dedicado a Ibagué, entrega información detallada acerca de serenatas de guitarras y flautas, grupos de instrumentistas que denomina virtuosos y variedad de músicos que tocan por las calles y frente a los balcones de las casas. Incluso, participa en una batucada de cholos, animada con chicha y aguardiente en donde escucha instrumentos tradicionales como la tambora, el alfandoque y la carrasca de bambú de dos metros de longitud, raspada con una clavícula de tigre”. 

Más adelante Pardo reseña la fundación, en 1886, de la Escuela de cuerda y piano, donde se enseñaba música culta, con instructores italianos. Dicha escuela antecedió al Conservatorio (1909), del que dijo Alberto Castilla en su inauguración: “Un centro cultural, pedagógico, educativo, amplio y democrático, abierto a todas las urgencias espirituales, cualquiera que sea la mente en que residan y lugar cuyo ambiente artístico sea tan grato y sutil que nadie puede dejar de respirarlo. Porque es mi anhelo que el Conservatorio llegue a ser… una pequeña gran república del arte”. 

Deseos que se harán de nuevo realidad. Más de 30 solistas y grupos musicales se tomarán teatros, salones y plazas públicas, para dar clases magistrales y conciertos. Disfrutaremos la magia polifónica del grupo cubano Vocal Sampling; el Sexteto de Edy Martínez (genio del jazz, ex pianista de Gato Barbieri, Fania All Stars y Tito Puentes); la Orquesta de Juventino Ojito y su son Mocaná; el Grupo Bahía, el Cuarteto de Saxofones 4V, DJ. Guitto, orquestas de cámara y bandas sinfónicas, entre otros. 

Sus notas harán vibrar las noches embrujadas de esta ciudad de hotelería confortable y moderna, con una sorprendente oferta gastronómica y un bucólico paisaje, a solo 180 kilómetros de Bogotá. 

No vemos la hora de iniciar la fiesta. Vibrar con sus cánticos alegres, sus romanceros, reclamos sociales, penas de amor. Desentrañar los ritmos, armonías y compases de esas almas sutiles, sobrevivientes como nosotros de la peste. Apropiarnos de las claves que dulcificaron sus dolores y les reenseñaron a alabar la vida y bendecir el amor.   

En una novela, en boca del arzobispo de Combeima, escribí alguna vez: “La música es, quizá, la única obra humana que trascenderá y encontraremos en el Cielo”.  Me atreví a afirmarlo por su continua presencia en mis sueños. No dudo que, si me es concedido el despertar, la evocación de algunas melodías inefables resistirá al olvido. ¡A completar el repertorio!

 

GUILLERMO HINESTROSA

Comentarios