Enmendar el camino

Me referiré a un par de hechos positivos que ocurrieron recientemente en Ibagué.
PUBLICIDAD

Comencemos con los mundiales de patinaje de velocidad, evento que sacó nuestros escenarios deportivos de la crónica roja. Durante quince días más de 1000 deportistas de 38 países, entrenadores, periodistas y turistas disfrutaron de un maravilloso espectáculo que ocupó 1500 camas hoteleras urbanas y 1000 del sector rural. El comercio, la gastronomía y los vendedores informales también incrementaron sus ingresos.

Por mejorar la seguridad. El día de la inauguración le robaron los computadores a la Federación de Patinaje y la prensa reseñó atracos a desprevenidos visitantes extranjeros. Que nos sirva de experiencia para enfrentar eventos verdaderamente masivos, como el Jamming Festival que se anuncia para los días 19, 20 y 21 de marzo de 2022. Las ventas de la boletería anticipan decenas de miles de visitantes. Deberían coordinar con la Policía y el propio Ejército el control de tan importante acontecimiento. Están advertidos.

Por otra parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) nos acaba de incluir en la Red de Ciudades Creativas. No se trata de un saludo a la bandera, como algunos creen. Ibagué se compromete a “integrar plenamente la cultura y la creatividad en los planes de desarrollo, además de avanzar con las asociaciones que involucren a los sectores público y privado, y la sociedad civil, esto último con el objetivo de fortalecer la creación, producción, distribución y difusión de actividades, bienes y servicios culturales”. 

Existe una propuesta de actuación urbana denominada Musicamino, proyecto esbozado por destacados ciudadanos para contribuir a la consolidación de la marca “Ibagué Capital Musical”. El primer eje por intervenir arranca del Parque de la Música y el Conservatorio, sigue por el Seminario Mayor, la Calle 10, la Plaza de Bolívar, el Panóptico y termina en el cerro de Pan de Azúcar. El segundo va por el Parque Centenario, comenzando en la Cueva del Fraile y el MAT (Museo de Arte del Tolima), gira por La Pioja hacia la Sexta Brigada, San Jorge, el Conservatorio Amina Melendro y termina en el Jardín Botánico. El distrito de desarrollo naranja (ADN) y los barrios aledaños están involucrados. 

El mensaje de la directora general de la UNESCO a las ciudades seleccionadas va en el mismo sentido: "Es necesario desarrollar un nuevo modelo urbano en cada ciudad, con sus arquitectos, urbanistas, paisajistas y ciudadanos… Instamos a todos a trabajar con los Estados para reforzar la cooperación internacional entre ciudades que la UNESCO desea promover". 

Se acabó el tiempo de las chambonadas, las ineficiencias y las improvisaciones. Hay que reconocerle a Greis Cifuentes su trabajo en equipo con el Ministerio de Cultura, la Cancillería y este grupo de distinguidos ciudadanos que ya han consolidado iniciativas como el Ibagué Festival o el taller de luthería para instrumentos de cuerda y viento del Conservatorio del Tolima. Pero falta que otras instituciones públicas entiendan que el trabajo armónico está contemplado por la propia Constitución para que la sociedad pueda cumplir sus fines. 

La secretaria de Planeación, Dora Montaña, defiende la ciudad con el escaso margen de maniobra que le da el POT demandado. Urgente que invite a la academia y expertos para que hagan sus aportes a los ajustes que deberá presentarle esta administración al Concejo. El POT no es un asunto de especuladores inmobiliarios, como se ha malentendido en Ibagué.

 

GUILLERMO HINESTROSA

Comentarios