La ruta que muestra Berbeo

No se puede desconocer que el nombramiento de Óscar Berbeo como Secretario de Gobierno de Ibagué no cayó muy bien en los círculos de la ciudad. Los supuestos vínculos con el desfalco de los Juegos Nacionales de 2015, y la cercanía con el preso ex alcalde Luis H. Rodríguez, generaron cierto malestar, incluso en las entrañas de la misma administración municipal, pese a que paradójicamente una buena cantidad de funcionarios de la alcaldía de Luis H., han aterrizado en el actual gobierno.
PUBLICIDAD

Sin embargo, Berbeo llegó con las pilas puestas y en menos de un mes, ya logró credibilidad y la autoridad que muchos estaban esperando, y que no es otra cosa que hacer cumplir la ley en el marco de las protestas y bloqueos en la movilidad de la ciudad, que no tienen ninguna justificación.

Aunque probablemente sea muy corto el tiempo para emitir conceptos sobre su gestión, con la actual coyuntura, el trabajo del exconcejal ha mostrado dinamismo y cercanía con la gente, y se ha hecho visible sin necesidad de la bulla de las fotos en redes sociales a diferencia de quien lo antecedió.

Berbeo ha visitado establecimientos nocturnos que vienen siendo dolor de cabeza para los ciudadanos, ha ido en persona a los bloqueos a dialogar, y en la tarde de ayer, como pocos lo han hecho, hizo presencia a las afueras de la UT, para atender personalmente una confrontación que en ocasiones anteriores ha tardado más de cinco horas en disiparse.

Vendrán muchos retos en lo que le queda en su cargo, especialmente en estos tiempos de efervescencia y calor a nivel nacional, y para ello, respetuosamente le daría el siguiente consejo: dedíquese a trabajar sin distracciones, sin hablar mucho porque el que mucho habla, poco hace, y eso se presta para malos entendidos. La autoridad y el respeto no se ejercen hablando o gritando más duro que el otro, porque los resultados son los que deben hablar por si solos y por el bien de la ciudad, ojalá que hablen.

No podemos seguir permitiendo torpezas en el manejo de la fuerza pública, ni mucho menos otro hecho lamentable como el del joven Santiago Murillo. Tendamos puentes sin abandonar el respeto por la ley y la institucionalidad.

JUAN MANUEL DÍAZ

Comentarios