No me subo a esa Rodolfoneta

Tal y como pronostiqué en mi columna antes de elecciones, Federico Gutiérrez hizo un “Vargas Lleras” y se quedó en el camino, pese a la gran expectativa que despertaba en sus seguidores. Por más maquinaria movida en diferentes regiones, al candidato del uribismo no le alcanzó, y el pueblo colombiano en su mayoría supo castigar a los partidos y políticos tradicionales que estaban tras bambalinas en esa campaña.
PUBLICIDAD

Como era de esperarse y según las encuestas, Gustavo Petro picó en punta en el primer lugar, y disputará la segunda vuelta con el folclórico exalcalde de Bucaramanga: Rodolfo Hernández, en una elección sin precedente en Colombia.

Pese a la campaña de miedo en contra de Petro, y al poder burocrático al servicio de “Fico”, el país demostró su descontento y sus ganas de un cambio trascendental, pues además de votar en masa por el candidato de la izquierda; que una persona como Rodolfo Hernández (sin caudal electoral) hoy esté en segunda vuelta, permite pensar que las formas de hacer política deben renovarse, y que los colombianos definitivamente, ya no quieren más de lo mismo.

No obstante, y aunque la segunda vuelta presidencial pareciera disputarse entre dos alternativos, lo cierto es que además de que la derecha, y varios líderes del uribismo ya han inclinado la balanza a favor de Rodolfo, sobre su espalda, carga varios cuestionamientos, que permiten pensar, que, de alternativo poco, y que terminó siendo el AS bajo la manga del expresidente Uribe. Una investigación por corrupción por aparentemente favorecer en contratación a su hijo a través de un amigo suyo, y múltiples salidas en falso en medios de comunicación, permite pensar que el ingeniero Rodolfo, como él mismo pide que lo llamen, no es la persona idónea para gobernar a Colombia. 

Más allá de lo dicho en redes sociales por su equipo de campaña, no hay un plan de trabajo estructurado que se pueda consultar, y lo que hay es una sarta de frases y retahílas que cumplen el papel de promesa de campaña, como aquella de que cada colombiano tenga derecho a conocer el mar.

Sí al aborto, sí al matrimonio igualitario y a la adopción por parte de parejas del mismo sexo, sí a la legalización de las drogas, entre otros “tiros al aire” ha hecho el candidato, contradiciéndose a sí mismo en su discurso, pues pese a que ha dicho que no va a regalarle nada a “ningún vago”, también afirmó que pensionará a los adultos mayores sin importar que cumplan los requisitos o no, y que en caso de ser Presidente declarará un estado de conmoción interior, para así poder tener mayores facultades, para cumplir cabalmente con sus promesas.

Tengo amigos queridos que están detrás de la campaña de Rodolfo, pero si de eso se trata la Rodolfoneta, prefiero no subirme, porque de ingenieros gobernantes, mejor ni hablemos en Ibagué. 

Posdata: No voten contra Petro, voten por Rodolfo, si es eso lo que quieren. Por eso Colombia no ha progresado, porque se vota en contra de alguien, y no por alguien.

 

JUAN MANUEL DÍAZ

Comentarios