Óptica periodística: Salir de la patria boba

No hay duda de que muchas veces para hacer la realidad de las cosas más evidente se necesitan personas que desde fuera digan lo que todo el mundo sabe, dice y comenta pasito.

Ese es el caso de lo dicho por el ex senador, ex constituyente, ex gobernador Antonio Navarro en la ciudad de Ibagué, donde con una claridad absoluta describe el acontecer político y económico nacional y  regional.

En realidad, frente al tema que muchos están empecinados en promover y mantener en el imaginario colectivo de los colombianos de manera irracional, mostrando que el país solo tiene dos opciones políticas de poder: Santos y Uribe, resulta acertado lo que señala Navarro frente a que más gente es consciente de que pueden surgir muchas alternativas más de poder distintas a mantener la parsimonia de Santos o volver al ostracismo y desenfreno del ex presidente Uribe y su mal genio  y rabietas (carácter, dicen unos pocos, que confunden ser pendenciero, irracional y autoritario con ese término)  .

Esa es realmente la importancia del mensaje: alentar a que las personas miren otras opciones, a que sobretodo los jóvenes –y hay que trabajar todos los días con ellos en eso- se den cuenta de que son por sí mismos una opción y es necesario que comiencen a armar sus propias posibilidades por fuera de los mismos de siempre, de los que ya fueron, de los que siempre se han mantenido o quieren mantenerse a como dé lugar a través amigos y parientes en las esferas públicas del poder para hacer lo mismo.


En eso cada día en las universidades, las entidades, los barrios, las tiendas, los colegios, las veredas encuentra uno eco importante para que la gente piense con calma sobre ello, despierte y entienda que se debe ir acabando con esa fea costumbre politiquera en el mediano plazo. Que refrescante es ver que cientos y cientos aprendieron ya a leer a los que hacen política electoral y les dicen precisamente lo que quieren escuchar para mantenerlos tranquilos.


Sin lugar a dudas otra de las apreciaciones expresadas por este hombre tiene que ver con que hace falta mucho en la dirigencia gremial, en el sector privado, situación que es palpable tanto el país como en la región. No hay liderazgo real para transformar la región y colocarla en sus mejores niveles y por encima de los promedios nacionales, como tampoco lo hay en el país para canalizar e impulsar el ímpetu, el talento, la creatividad de los colombianos en los negocios o para las buenas iniciativas empresariales o industriales. Por eso, seguimos siendo un país tercermundista cañando de internalización y de nuestro aparato productivo e industrial en la región  ni nos ocupemos que las cifras hablan por sí solas.


Y a muchos problemas concretos y reales que nos tocan a diario no les hemos encontrado solución definitiva entre nosotros mismos. Por ejemplo, el de la falta de suministro de agua para los más de 500 mil ibaguereños que lo padecemos a diario o el mal estado de las vías, la inseguridad u otras tantos; y en lo que tiene que ver con el departamento tampoco es que se haya avanzado mucho, esa es la verdad por más intentos que se hagan por decir lo contrario, se han adelantado acciones loables en algunos frentes, pero hasta ahí.


Lo cierto es que encontrar a gente hablando de terceras, cuartas y más vías u opciones para sacar adelante el país y sus provincias, con maneras de pensar y de actuar distintas es enriquecedor y todos desde nuestros espacios personales, laborales, sociales debemos contribuir a ello para salir algún día de esa nueva patria boba que señaló acertadamente en sus diferentes entrevistas para los medios de comunicación regional el personaje que nos visitó. Ah y por las dudas, no pertenezco a los progresistas ni al Polo ni nada de eso.

NELSON GERMÁN SÁNCHEZ PÉREZ –GERSAN-

Comentarios