El sector de la moda, una apuesta con mucho futuro

Concluyó con éxito la cuarta versión de la Feria Ibagué, Negocios y Moda que reunió a 80 expositores, atrajo más de 200 compradores, generó ventas directas por cerca de 170 millones de pesos y la proyección de negocios por más de 12.000 millones de pesos para los próximos seis meses.

El de las confecciones es un sector productivo esencial en la economía ibaguereña que ha pasado por dificultades, que ha sabido sortear con fortuna. En la década de los noventa del siglo pasado se le dio gran impulso con el establecimiento en Ibagué de fábricas (entre ellas de textiles) que se crearon gracias a la Ley 44 de 1987, que ofreció exenciones de impuestos a las empresas que se constituyeran en la región. 

Sin embargo, una vez finalizaron los beneficios tributarios muchas emigraron y otras cerraron sus puertas, asfixiadas por la crisis económica de comienzos de siglo.

En 2009, la Gobernación y la Alcaldía se aliaron para reactivar el sector y se le dio vida al clúster textil-confección. En aquel entonces se promocionó la maquila como fortaleza del negocio y se creó la feria Ibagué, Maquila y Moda.

 

Las adversidades llegaron de nuevo por cuenta de la pandemia que lesionó duramente a estos negocios, pero ahora se están recuperando, gracias a procesos de asociatividad y al apoyo de la Cámara de Comercio de Ibagué (CCI) y la Gobernación del Tolima. 

El enfoque del negocio es diferente al de 2009, ya la maquila no es la actividad principal; ahora el 45% de las empresas se dedica a maquilar y el 55% busca impulsar las marcas propias.

El director de Cormoda, Julio César Mendoza, indicó que se vienen proyectos importantes para el gremio, como el establecimiento de una hilandería que no solo beneficiará a los confeccionistas sino también para los cultivadores de algodón de la región, que ofrecerían la materia prima. 

Así mismo, en alianza con Uniminuto, se avanza en un programa  de formación técnica y tecnológica para calificar mano de obra en áreas como mantenimiento de máquinas de coser, supervisores de planta e ingeniería de producción.

Otro motivo para el optimismo es el arancel del 40% que estableció el Gobierno Nacional para las de prendas de vestir provenientes de los países con los que no hay firmado TLC. Los empresarios de la moda confían en el efecto positivo de este gravamen se aprecie este semestre cuando los importadores agoten sus inventarios y gran parte de este vestuario se confeccione en Colombia.

Los empresarios dedicados a los negocios de la confección y la moda deben enfrentar otros desafíos como la inversión en materia de innovación en telas y diseños, la producción limpia, la formalización laboral, la búsqueda de nuevos mercados y el mejoramiento permanente de la calidad. 

Esta es otra fortaleza de la ciudad que precisa del apoyo de las instituciones y de los ibaguereños, ya que es un dinamizador del desarrollo regional.

Los empresarios dedicados a los negocios de la confección y la moda deben enfrentar otros desafíos como la inversión en materia de innovación en telas y diseños, la producción limpia, la formalización laboral, la búsqueda de nuevos mercados y el mejoramiento permanente de la calidad. 

 

El Nuevo Día

Comentarios