Fiscalía invitó a Hurtado a renunciar a prescripción de delito por piques

Por primera vez, el alcalde Hurtado participó en una audiencia del proceso.
Crédito: Captura de pantalla / El Nuevo Día.Por primera vez, el alcalde Hurtado participó en una audiencia del proceso.
Contenido Exclusivo
La continuación del juicio oral por los piques ilegales se interrumpió porque Andrés Felipe Caballero, nuevo abogado del alcalde, solicitó tiempo para estudiar el proceso. Tras esto, la fiscal del caso lo instó a renunciar a la prescripción del peculado por uso.
PUBLICIDAD

Como si se tratara de un sucesivo déjà vu, en el que se repiten circunstancias y hechos, se volvió a aplazar el juicio oral contra el alcalde Andrés Fabián Hurtado por el caso de los ‘piques’ ilegales debido a que su cuarto y nuevo abogado, Andrés Felipe Caballero, pidió tiempo prudencial para estudiar el proceso y preparar su defensa.

En la diligencia de ayer se esperaba que Rubén Darío Ramírez, el abogado que le designó la Defensoría del Pueblo al mandatario, avanzara en el interrogatorio a sus últimos cinco testigos, pero se hizo presente el abogado Caballero para informar que Hurtado le entregó el poder para que lo representara en la etapa final del proceso.

La aparición -quizás previsible- de un nuevo abogado motivó a que por primera vez, en los varios años que lleva la investigación, el alcalde Hurtado participara en una diligencia judicial. Lo hizo para certificar, de su propia boca, que Caballero asumiría de ahora en adelante su representación. Luego de esto, se retiró.

“Le otorgo el poder suficiente y amplio al doctor Andrés Felipe Caballero para que ejerza el derecho a mi defensa”, fue la corte intervención del alcalde Hurtado.

Teniendo en cuenta que no está familiarizado con los pormenores del caso y necesita revisar los miles de folios y horas de audio de lo desarrollado hasta ahora, Caballero pidió un plaza de 20 días para continuar con el juicio oral, solicitud que el Juez Segundo Penal del Circuito aceptó parcialmente, pues sí le concedió un tiempo, pero de solo ocho días.

“Recibo un caso en juicio oral que requiere que yo lo estudie detenidamente para poder cumplir con las obligaciones que el mandato profesional me impone, en ese sentido requiero de un tiempo para la preparación de este caso y poder realizar los interrogatorios. La información que he recibido es que se trata de más de 3.000 folios y bastantes minutos de audio por escuchar”, afirmó.

No es la primera vez que ocurre algo parecido. Cuando el alcalde Hurtado le retiró el poder a su primer abogado a comienzos de julio, la Defensoría del Pueblo asignó a Rubén Darío Ramírez como defensor de oficio, pero este apenas pudo actuar en una diligencia porque el mandatario nombró a un nuevo apoderado, quien hizo un solicitud que dilató el proceso.

La fiscal del caso, quien ha insistido profusamente en que se acerca la prescripción del delito de peculado por uso, dijo que esta es una sorpresa más a la que está acostumbrada y exhortó al Juzgado para que defina fechas exactas para concluir la etapa de pruebas sin ninguna “dilación” más y proseguir con los alegatos de conclusión.

Por otro lado, recordó que el anterior abogado de Hurtado, poco antes de dejar el caso, dijo que le iba a sugerir al mandatario que renunciara a la prescripción de la acción penal del delito, pues estaba seguro de su inocencia.

“La Fiscalía lo invita a que dialogue con el ingeniero Hurtado, si él lo quiere, para que él demuestre esa inocencia con un juicio sin más dilaciones y sin la premura de la prescripción, que no ha sido suscitada por la Fiscalía, sino por la defensa”, afirmó. 

Por su parte, el Procurador Judicial, en tono sereno pero categórico, aseguró que esta es una de las varias maniobras dilatorias que han caracterizado a la defensa de Hurtado y pidió rechazar la solicitud de Caballero, para que ayer mismo, como estaba previsto, se pudiera desarrollar el juicio con el abogado designado por la Defensoría.

“Se sabe a ciencia cierta que son maniobras dilatorias para evitar la terminación del juicio dentro de los términos establecidos y se trata de una reiterada burla a la administración de justicia a su despacho. El Ministerio Público le solicita no acceder a esa solicitud y, por el contrario, cumplir un deber específico de los jueces de evitar las maniobras dilatorias. No es la primera vez que se utilizan estas maniobras ilegales fuera del ordenamiento jurídico para obstaculizar el trámite de la audiencia”, indicó. 

Al final, desestimó esta petición en razón a garantías fundamentales de la defensa, aplazó la diligencia e informó que el próximo lunes, junto a la fiscal, concertará las fechas de las futuras audiencias. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

 

Redacción Política El Nuevo Día

Comentarios