¿Posible separación? La fuertes declaraciones de María Fernanda Cabal sobre José Félix Lafaurie

Crédito: Colprensa / El Nuevo Día.
La senadora del Centro Democrático asegura que su pareja, el líder gremial José Félix Lafaurie, está cumpliendo con la misión de representar al sector ganadero, pero indicó que “lo están usando”.
PUBLICIDAD

Mientras la senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, estaba en México en un foro de políticos de derecha, su esposo, el jefe ganadero José Félix Lafaurie, se alistaba para viajar a Venezuela con el gobierno de izquierda de Gustavo Petro para los diálogos de paz con la guerrilla del Eln.

Cuando se conoció la noticia del ofrecimiento de Petro a Lafaurie, la escena política del país se sorprendió. Pero cuando Lafaurie aceptó, los analistas solo podían atinar a preguntar: ¿Qué estará pensando Cabal?

Y es que la senadora es una de las líderes de la oposición a Petro en el Congreso, incluso quiere aspirar a la Presidencia en las elecciones venideras, pero el rol de su pareja como cabeza de Fedegán terminó detonando en un insospechado acercamiento de su familia con la Administración de Petro.

En entrevista con un medio nacional, la senadora habló de la participación de Lafaurie en esa mesa y detalló sus acercamientos con el hijo del presidente de Brasil Jair Bolsonaro, el diputado Eduardo Bolsonaro.

Sobre por qué no respalda la participación de José Félix Lafaurie en los diálogos de paz con el Eln, Cabal no titubeó y aseguró que “lo están usando para validar un proceso que, le auguro, mal término. Con el Eln, que está en la escala de maldad de primero, es prácticamente imposible llegar a un buen éxito”.

La senadora indicó que cree “en su inminente fracaso”, pues a lo largo de décadas distintos gobiernos han intentado que el Eln se desmovilice “y es una guerrilla mucho más compleja de lo que la gente piensa”.

Al ser preguntada sobre si su papel como oposición continúa a pesar de los acercamientos de su familia con el actual gobierno, Cabal respondió de manera tajante.

“Es que no es mi familia. Es José Félix como líder gremial que tiene un mandato y, si su gremio apoya que no invadan, que no roben, que no expropien, sino que compren tierra, eso es válido porque obliga a un gobierno socialista a respetar la institucionalidad. Si su gremio apoya que él esté como observador en unos diálogos, es su rol gremial, pero nadie más en la familia lo respalda”, explicó la congresista del Centro Democrático.

Vanguardia

Comentarios