Prepárese para una entrevista exitosa

Hoy, cuando se registran altas tasas de desempleo, la competencia se hace muchísimo más dura a la hora de conseguir empleo. En consecuencia, cuando se trata de definir quién será el seleccionado para ocupar un cargo en una empresa o en casi cualquier entidad, una buena entrevista resulta crucial para complementar una buena hoja de vida.

A la hora de la entrevista, muchas personas centran su atención en: cómo irá a resultar y si conseguirá el trabajo, pero pocos se ocupan de prepararse para desempeñarse de la mejor manera. Entonces, es oportuno recordar que estudiosos del comportamiento humano afirman que la forma de actuar de un individuo tiene el 70% de peso sobre su impacto personal y el tono con que se habla el 23%.

Por lo anterior, hay que aprender o reaprender comportamientos que pueden ayudarle a que esa oportunidad sea la suya. Si a usted lo llaman a entrevista para competir por un empleo, tenga en cuenta lo siguiente:

Documéntese sobre la empresa que lo convoca a la entrevista.

Llegue puntual a la cita. La puntualidad es uno de los hábitos que más credibilidad genera.

Sea amable, cortés y haga explícita una actitud positiva, pero no trate de hacerse el gracioso.

Vístase en forma adecuada para el cargo al que aspira. Tenga en cuenta su edad, su estructura corporal y, sobre todo, las circunstancias. Si se trata de una mujer, se recomienda no usar faldas muy altas, ropa apretada, escotes profundos o peinados extravagantes.

Una entrevista es una actividad laboral muy seria, así que guarde los vestidos de tiras, brillantes o trajes de coctel. No tiene que ponerse su mejor y más vistoso traje, sino el que mejor se ajuste a la ocasión, sin excesos de ningún tipo.

Ofrezca una imagen nítida; usted y su vestuario deben lucir muy pulcros. Bien afeitados y peinados, uñas limpias, ropa que refleje cuidado por su apariencia personal.

Deje los maquillajes fuertes para otro momento, aprovéchelo para tapar pequeños defectos o resaltar sus mejores rasgos.

También tenga presente saludar con amabilidad, dé la mano si quien lo recibe se la ofrece y dé tiempo a que le indiquen dónde sentarse. No se le ocurra saludar ni despedirse de beso.

Escuche con atención las preguntas. Piense, no se extienda demasiado, sea conciso, no aborde temas fuera de lugar. Elabore respuestas inteligentes que lo destaquen entre los demás.

No deje que la angustia lo haga perder puntos. Controle sus nervios, usted debe lucir sereno.

No trate de impresionar hablando más de la cuenta, ni genere compasión contando situaciones familiares difíciles que sólo le interesan a usted.

Recuerde también que los estudios realizados y la experiencia que pueda mostrar no son suficientes. Hoy, los empleadores buscan personas con liderazgo, energía, iniciativa, creatividad, capacidad de comunicación, de trabajo en grupo, buenas relaciones humanas, capacidad para tomar decisiones, que sepa ejercer la autoridad, y otros aspectos que tienen que ver muy especialmente con su personalidad y comportamiento, para lo cual, además de lo que diga su hoja de vida, importan las referencias que reciban de sus antiguos empleadores y compañeros de trabajo.

Reflexione sobre las preguntas que le pueden hacer. Hay algunas que son clásicas; entonces, prepárese para responder en forma adecuada. Algunas de ellas son las siguientes: ¿Cuáles son sus debilidades y fortalezas?, ¿Cuál es su expectativa salarial?, ¿Por qué quiere trabajar en esta entidad?, ¿Por qué debemos contratarlo?, ¿Qué le puede aportar a la empresa?, ¿Cuáles son sus principales logros?

Otra sugerencia especial: lea, lea mucho; es una buena forma para prepararse y mejorar su vocabulario y expresión. Lea sobre la actualidad del entorno, la importancia de la comunicación y cómo ofrecer una buena imagen.

macruztol@yahoo.com

MARTHA CRUZ

Comentarios