Mario Cimarro ahora trabaja detrás de las cámaras

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA
Se alejó del género que lo llevó a la fama internacional. Se encuentra más tranquilo apostándole a las series, el cine, pero en especial, al trabajo ‘detrás de cámaras’. Sin embargo, el público siempre le recuerda que él es el inolvidable Juan Reyes en Pasión de Gavilanes.
PUBLICIDAD

Esta telenovela, que se estrenó hace 17 años, obra de uno de los más importantes creadores de telenovelas del país, Julio Jiménez, hizo historia en su momento con los más altos índices de teleaudiencia en Colombia, siendo una de las telenovelas colombianas más vistas en distintas partes del mundo, y con una alta aceptación por parte de los usuarios de plataformas como Netflix.

Ahora, este lunes a las ocho de la noche, ante la imposibilidad de grabar nuevas producciones, el Canal Caracol volverá a emitir todos sus capítulos.

Aunque este actor cubano, hoy de 48 años de edad, ya era cotizado en la pantalla chica, tras Pasión de Gavilanes se transformó en uno de los favoritos del género de la telenovela, hasta que en el 2011 no volvió a dicho género que tanta gloria le dio.

Años más tarde, Cimarro confesó que había sido vetado por Telemundo, una de las cadenas de televisión, por defender a sus compañeros actores, a quienes, algunos de ellos, les quitaban parte de su sueldo, lo que denominó en su momento, “una practica muy común cada vez que se hacía una telenovela”.

Desde su casa en Los Ángeles, Mario Cimarro recordó su experiencia en esta producción que en su momento, realizó la productora RTI para el Canal Caracol y Telemundo.

ENTRE GAVILANES

-¿Qué significa para Mario Cimarro el haber protagonizado 'Pasión de gavilanes'?

La creación e interpretación de Juan me dio la posibilidad de consolidar y reafirmar mi carrera a nivel Internacional. Además, la satisfacción diaria de disfrutar creando un héroe, una imagen positiva que influenciara cada miembro de la familia o teleaudiencia sin importar el estrato o condición social.

-Recordemos un poco... ¿Cómo llegó Mario a este proyecto?

Hacia tiempo había decretado que trabajaría con increíbles escritores y directores de Colombia, el realismo mágico influenció una época de mi crecimiento. El momento exacto lo recuerdo muy claramente, estaba preparando una cerveza helada, con el vaso congelado y cubos de hielo dentro, me entra un mensaje en la Blackberry, termino de llenar el vaso y busco y escojo un habano. Voy con todo a la terraza, me siento, tomo un sorbo y prendo el Churchill, entonces abro el teléfono y leo... “te mande un correo léelo y dime que piensas”... y allí sentado, comencé a leer y leer y no lo podía creer.

-Han pasado 17 años desde su estreno.… ¿Cuál es el primer recuerdo que tiene lo que fue la producción de esta historia?

Mis recuerdos de Pasión de Gavilanes empiezan con verde, ese verde intenso de la vegetación, cada carretera, pedregal que nos llevaba a un lugar mágico siempre, llámese, el pórtico yendo por toda Carrera Séptima (Bogotá), o los campos y praderas de Bojacá (Cundinamarca) y alrededores.

-Fue un fenómeno de la televisión internacional... Con la distancia del tiempo, ¿Cómo vivió ese éxito? ¿Cómo lo ve ahora?

Lo disfrute mucho, creo lazos inquebrantables alrededor del mundo, lazos que se mantienen al día de hoy.

Hoy es motivo de gran orgullo porque existen lazos y además nuevas generaciones han dado confirmado la validez que solo tienen los clásicos o los proyectos bien hechos.

-¿Cuál creé qué ha sido la clave del éxito de esta telenovela que ha perdurado en el tiempo?

Pasión de Gavilanes tiene los ingredientes de toda excelente producción, una buena historia o guión, un buen elenco, como el 80% se rodó en exteriores y se emplearon buenas técnicas de fotografía, visualmente atrapa.

La historia tiene la peculiaridad de resaltar valores universales, como el honor, la honestidad, la unidad familiar, el amor incondicional. Es contada y dirigida y actuada de una manera fresca, fluida, ya sea en las partes dramáticas o de acción o de comicidad, resaltando la naturalidad como elemento constante.

-¿Qué tanto esta telenovela pudo haber cambiado la participación masculina en el género de la telenovela?

Para mí fue la excusa perfecta para atraer a esa parte de la familia que siempre el género marginaliza. Recordemos que aun producen telenovelas solo pensando en un miembro de la familia, la ama de casa.

Con esa premisa me di a la tarea muy concienzudamente de incluir aspectos que hicieran que los hombres se identificaran y se sentaran a disfrutar junto a sus mujeres e hijos.

-¿Cómo ve el regreso de esta telenovela a la parrilla de programación?

Me parece un gran acierto después de tanto tiempo y aún más que sea ahora que tanto se necesita sano esparcimiento.

-Si a Mario lo llaman para volver a interpretar Juan, ¿Lo haría? ¿Qué sería lo más complicado de volver a interpretarlo?

Sería otro gran acierto que con los adelantos tecnológicos de la actualidad se pudiera serializar esta gran historia, el público alrededor del mundo de hecho lo clama, sería cuestión de concretar libretos con nuevo formato.

Esta historia de Gavilanes y El Cuerpo del Deseo de Julio Jiménez, ambas tienen el potencial de serializarce. Si Pedro José Donoso (El Cuerpo del Deseo), de casi 80 años regresó por un amor que no se consumó, ahora podría regresar por otra razón, un hombre con tantos años y experiencia debe tener muchas inquietudes y asuntos sin resolver.

-Profesionalmente, ¿A qué se ha dedicado Mario Cimarro en los últimos años?

He estado varias temporadas como estrella invitada en la serie Neccessary Roughness, también he incursionado detrás de cámara coproduciendo y produciendo largometrajes como The Black Russian, The Swikis, In The Light, experiencias que me han dejado también muchas satisfacciones y un aprendizaje más extenso de la profesión.

COLPRENSA

Comentarios