Niños de Murillo volverán a reencontrarse en la Escuela de Música

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
Las flautas, los clarinetes, los saxofones y el piano, son algunos de los instrumentos que volverán a escucharse en esta población del norte, gracias a que aún no se cuentan casos de coronavirus.
PUBLICIDAD

El trabajo en conjunto entre la comunidad y la Administración municipal, le permite a Murillo estar  libre de Covid–19, condición que brinda la posibilidad de una reactivación no solo económica sino también cultural, muestra de ello es que 60 niños de diferentes edades, lograron regresar a la Escuela de Música del Municipio.

El director de la Escuela, Jorge Luis Pardo Castro, explicó que basados en el decreto presidencial que permite la reactivación y mediante el cual se establece los lineamientos de bioseguridad, se crearon protocolos especiales para que los estudiantes regresen a sus clases.

Al llegar, los niños pasan por una desinfección de calzado, previo al ingreso al aula, luego deben lavarse las manos con jabón antibacterial, “después pasan al salón que está marcado debidamente con huellitas, guardando la distancia de dos metros para el distanciamiento social, el uso debido del tapabocas es importantísimo”, explicó el docente.

Agregó, que solo se les permite a los estudiantes que interpretan instrumentos de viento quitarse el tapabocas, por ello, se definió un lugar especial para guardarlos mientras adelantan sus prácticas.

“En cada clase no pueden haber más de 10 niños dentro del salón, por lo que se implementó la alternancia que permite tener este aforo máximo”, precisó el director.

La reapertura, que tuvo el apoyo del mandatario Antonio José García Rodríguez y de la secretaria de Salud y Desarrollo Social Comunitario, Rocío Prado, fue bien recibida por los padres de familia, pues tienen la tranquilidad que hasta la fecha no hay virus en su territorio, asimismo, vieron con buenos ojos las normas establecidas para el retorno.

“Esta semana iniciamos con una prueba piloto, a través de un voz a voz, se dio a conocer los protocolos y la información de las clases, igualmente, se les explicó que los niños deben asistir con su gel antibacterial personal y alcohol para desinfectar antes y después los instrumentos musicales”.

Además de toda esta serie de medidas, una vez se terminan las clases se hace una desinfección general.

En cuanto a los niños y adolescentes, que han tenido unas medidas más estrictas durante esta cuarentena, “tenían una cara de felicidad por volvernos a ver, por compartir espacio con ellos, están muy emocionados y se han encargado de llevarle la información a los demás compañeritos”.

Y es que no es para menos su alegría, pues desde marzo entraron en aislamiento, algunos que cuentan con medios digitales mantuvieron el contacto vía virtual con el docente mientras que otros, debido a la falta de conectividad, detuvieron el aprendizaje.

Al preguntarle al ‘profe’ Jorge Luis qué destaca de sus estudiantes, mencionó que el compromiso y la persistencia, igualmente, “el interés que ellos demuestran clase a clase y el avance que tienen, es por el amor que se les inculca por la música, se hace de una manera muy pedagógica para lograr que se adentren en esta experiencia de la música”.

Dato: El director alterna las clases de los miércoles y jueves, con los turnos que adelanta en los puestos de control en los ingresos del municipio.

Dato: La Escuela de Música de Murillo sería la primera en retornar a clases presenciales en la región.

Credito
EL NUEVO DÍA

Comentarios