Cortolima, Ingeominas y Cemcolsa, en el ojo de la comunidad El Dinde

 Suministrada - El Nuevo Día
La acción de tutela interpuesta por habitantes de la vereda el Dinde queda lista para empezar un proceso en primera instancia contra entidades ambientales del Departamento.



 La acción de tutela interpuesta por habitantes de la vereda el Dinde queda lista para empezar un proceso en primera instancia contra entidades ambientales del Departamento.

    Aunque fue admitida la acción de tutela contra la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, el Instituto Colombiano de Geología y Minería, Ingeominas, y Cemcolsa, el Tribunal Administrativo del Tolima negó la medida cautelar solicitada por tres habitantes de la vereda El Dinde, de Valle de San Juan, en relación con las licencias y permisos que estas entidades emiten para la ejecución de proyectos cercanos al río Luisa.
    Pero, a su vez, se le solicitó a la Corporación Autónoma Regional y a Ingeominas que rindan informes sobre las gestiones, medidas, correctivos, actuaciones y demás que hayan efectuado en la zona conocida como ‘Puente alegre’ sobre el río Luisa, ubicado en la zona que de Ibagué conduce a San Luis y Valle de San Juan.
    La acción la interpusieron Luz Mélida Vargas Feria, Ligia Stella Vargas Feria y Constanza Vargas Feria, habitantes de la vereda El Dinde, de Valle de San Juan, a fin de que las empresas ya mencionadas se hagan responsables de los daños que han traído al río, que abastece de acueducto a estas dos poblaciones.
    Manifiestan que la fuente hídrica “presenta un daño ecológico desde hace una década, que se traduce en la contaminación por las basuras que dejan las personas que van de paseo, sin que las autoridades competentes cumplan con su obligación constitucional de actuar en la defensa de la fuente hidríca.
    Expresan además que se ha enviado comunicaciones a Cortolima, para exigir respuestas, pero, hasta el momento, no sólo han recibido evasivas con respecto al tema, sino que también ignoran el riesgo ambiental que puede generar la desaparición total de este río.
    “También, y durante los últimos meses, se han explotado los recursos naturales como arena, piedra y otros materiales de construcción agotando los recursos naturales y destruyendo el medio ambiente. Se han producido enormes deslizamientos de montañas arenosas que estaban cerca al río”, continúan.
    Además, informan que la fábrica Cemcolsa, que se construye en Payandé, corregimiento de San Luis, nunca dio a conocer los objetivos del proyecto, ni los impactos ambientales que ocasionará.

Consideraciones y fallo
    Ante esta problemática, las demandantes solicitaron, por medio de una acción popular, que se ordenara a Cortolima y a Ingeominas suspender temporalmente licencias, permisos, títulos mineros y servicios otorgados en la vía y se solicitó la medida cautelar de estas empresas, mientras se aclara si los estudios elaborados por ellas corresponden o cumplen con las normas y requisitos exigidos por el ordenamiento jurídico relacionado con la protección al medio ambiente.
    Sin embargo, el Tribunal negó la petición porque las accionantes no especifican los títulos mineros, las licencias y los permisos que según consideran deben ser suspendidos, y que al no tenerse certeza sobre los mismos no puede el juez acceder a tal medida.
    Además, no se señala las presuntas vías ilegales de acceso a las que aluden las accionantes, por lo tanto no hay certeza de que exista un daño inminente al medio ambiente.
    En tercer lugar, y en lo que tiene que ver con ordenar a Cortolima la instalación de una valla que advierta la prohibición en el sitio de explotaciones mineras y de botadero de basuras, no se tiene certeza de la contaminación del río, por lo que dicha solicitud también fue rechazada.
    No obstante se le pide a las empresas demandadas, que rindan informes debidamente fundamentados sobre gestiones, medidas, correctivos, actuaciones y demás que hayan efectuado sobre la zona conocida como ‘Puente alegre’ sobre el río Luisa.
    De esta forma, y de acuerdo con los procedimientos a las exigencias ya planteadas por el Tribunal, el proceso queda abierto para que las partes involucradas interpongan los recursos para defender el proyecto o para no llevarlo a cabo, según disponga la Magistrada, en la audiencia en primera instancia.

ADVERTENCIA
En una nota anterior denominada El proyecto de una industria cementera no es viable para el río Luisa, publicada por EL NUEVO DÍA, se había explicado en que consisten los proyectos y los posibles daños ocasionados a dicha fuente hídrica.
“‘Un proyecto para la instalación de una industria cementera, de la sociedad Cemcolsa S.A., traería grandes impactos negativos para San Luis y Valle de San Juan, debido a que se alteraría la cadena trófica del río y las aguas se verían contaminadas por causa de los líquidos producto de las actividades industriales’, afirmó un ingeniero residente en Valle de San Juan, quien allegó documentos a esta redacción, pero solicitó mantener su nombre en reserva”.
“El proyecto comprende la instalación de una industria cementera; para tal fin, la sociedad Cemcolsa S.A. inició, ante la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, el trámite de una licencia ambiental que involucra un permiso de emisiones atmosféricas, un permiso de vertimiento y una concesión de aguas”.

EL NUEVO DÍA

Comentarios