Algo de historia girardoteña (II)

FOTOS ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS - EL NUEVO DÍA
Sin perder la esencia arquitectónica, fue construida una piscina en la parte trasera del hotel, esto tras comprar un predio para su ampliación.

La ‘Ciudad de las Acacias’, como también es conocida Girardot, goza de turismo y variada arquitectura cultural e histórica, con edificaciones declaradas patrimonio nacional, como la plaza de mercado, y municipal, como la Casona de Santa Helena, la Casa de la Aduanilla, las bases del Puente Real, el hotel San Germán, que hospedó a expresidentes de la República, entre otros.

Además de los sitios históricos, Girardot se enorgullece por su reconocimiento turístico y por las diferentes fiestas que promueven, incluyendo el Reinado Nacional del Turismo, celebrado en octubre, y el Festival y Reinado Turístico Señorita Girardot, que inicia la próxima semana.

Uno de los sitios de interés para conocer en Girardot es el hotel San Germán, una casona edificada en un terreno de dos mil 800 metros cuadrados que ha servido durante más de un siglo y que tuvo, entre otros huéspedes, al expresidente Julio César Turbay Ayala, cuando fue nombrado por decreto como Alcalde de ese municipio.

Alojó, también, al expresidente Mariano Ospina, cuando inauguró el puente colgante que lleva el mismo nombre. Así mismo, el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán Ayala pasaba las vacaciones junto con su familia en este complejo patrimonio municipal.

San Germán

Según cuenta Wilson Javier Luengas, trabajador del hotel, en 1600, José Triana, fundador y dueño de varios terrenos en Girardot, era propietario de la finca Las Brisas, quién en la época donó los terrenos para la construcción de los barrios más antiguos de la ciudad, como lo son Las Quintas, Estadio, Gaitán y La Estación.

“Finalizando el siglo XIX, cuando empezó la Guerra de los Mil Días, la construcción tuvo que ser utilizada como cuartel militar y hospital, que estaba bajo la administración de las hermanas Carmelitas; hasta este sitio, traían a los heridos que luego eran remitidos a Bogotá.

La historia cuenta que iniciando el siglo XX arribó a Girardot Germán Venegas, un español radicado en Colombia que compró los terrenos y debido a la cercanía con la estación del tren, fundó el hotel San Germán.

En 1917, el hotel con renombre debido, también, a su cercanía con el río Magdalena fue adquirido por la familia Durán, años más tarde. Alejandro Escovar Suescún compró la casona, tras la muerte de los Durán.

El tren ya estaba pasando de moda y finalmente el hotel fue comprado por la familia Galvis Santamaría, que hasta la fecha lo administra, pero el cambio de familias no ha repercutido en la arquitectura original ni en las antigüedades que adornan el hotel.

“Es un orgullo decir que este fue uno de los primeros hoteles en Colombia, después del Fayad, que se incendió en Honda. El San Germán fue construido hace 112 años, cuenta con 40 habitaciones con baño privado y permanece con toda la decoración antigua”, añade Wilson Luengas.
Entre los ‘tesoros’ apreciados en el San Germán, se encuentra un conmutador Siemens, importado desde Alemania en 1930, una caja fuerte de 1900, lámparas francesas, un espejo en murano traído desde Italia, sillas de la más fina madera de cerca de un siglo de existencia y ventiladores de techo en madera alemana, entre otros objetos.

Otras edificaciones*

Casa de la Aduanilla y Bases del Puente Real: es una de las obras más importantes de la época que vino a solucionar el problema de tránsito, uniendo a Cundinamarca y Tolima, denominado más tarde ‘Puente viejo’. Su iniciación tuvo lugar el 20 de septiembre de 1882, por los señores Camilo Antonio y Gonzalo Carrizosa.


Estación del Ferrocarril: construida a principios de siglo, es una de las construcciones más hermosas de la ciudad, por el trabajo arquitectónico de sus columnas, puertas y ventanas. Es sede de la Corporación de Turismo de Girardot y la Casa de la Cultura (Cuentan que en una de las vigas se ahorcó una persona).

Casona de Santa Helena: fue construida por la familia de don Ramón Bueno. Es una muestra de la arquitectura muy particular de la región, con paredes en bahareque, techos altos y con paja, ventanas pequeñas en madera y sin rejas, con corredores de grandes alares donde se podía apreciar bien cuidados los jardines de árboles frutales.


Catedral: su diseño moderno, la amplitud y la frescura de su interior hacen que sea un sitio obligado de peregrinación y visita. Fue inaugurada el 16 de diciembre de 1978, siendo obispo de la diócesis monseñor Jesús María Coronado Caro.


Erigida en 1866, la iglesia San Miguel conserva un estilo gótico. Es la primera parroquia que existió en Girardot, construida en adobe y tiene trabajos en madera tallada. Conserva su fachada y culmina con una aguja central.

Patrimonio Nacional

La plaza de mercado de Girardot fue declarada ‘Monumento Nacional Histórico’, debido a su arquitectura con columnas V, el techo en arco, sus tres niveles y el no tener paredes. Fue construida en 1952, tras el incendio de las antiguas instalaciones, a partir del diseño del arquitecto alemán Leopoldo Rother.

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios