Comunidad alpujarreña solicita ‘Plan B’ ante inminente cierre del puente Las Delicias

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA Según diagnóstico del Consorcio Icmo – Geotechinics, la infraestructura está a punto de colapsar, por lo que urge el cierre.
Contenido Exclusivo
Con la construcción de la anhelada obra, llega la inhabilitación de un puente que aunque está a punto de colapsar, es el ‘corazón’ de la economía de Alpujarra. La medida que es pensada en el desarrollo, deja con grandes preocupaciones y dilemas a miles de habitantes.
PUBLICIDAD

A fines de julio de 2014 la Gobernación del Tolima, en cabeza del entonces mandatario Luis Carlos Delgado, anunció la construcción del puente Las Delicias que cruza sobre el río Cabrera y une a los municipios de Alpujarra (Tolima) y Baraya (Huila).

Según registró este medio, el secretario de Planeación Departamental de la época, Fabián Zabala Cifuentes, expresó que era un proyecto estratégico debido a su importancia, igualmente, que se contaba con un presupuesto de $5 mil 700 millones.

Pasados 15 días, es decir a mediados de agosto de 2014,  desde la Gobernación del Huila, se señaló que el ‘acelerador’ estaba puesto en la verificación de avances administrativos y técnicos para la construcción de un puente vehicular de doble calzada.

Además, se definió que con los recursos que provienen de regalías, la Gobernación del Huila debía adelantar la contratación, mientras que la del Tolima, quedaba a cargo de la interventoría.

Sin embargo, la ilusión de contar con un paso seguro y digno, se fue dilatando a través del tiempo, tanto así que ya pasaron siete años, tres administraciones departamentales y el puente sigue sin materializarse, a lo que se suma el marcado retraso en infraestructura vial en Alpujarra.

El dilema de estar ‘embotellados’

Alpujarra está ubicado en el extremo suroriente del Tolima y su cercanía con el límite del Huila genera que dependa en gran medida de dicha región. Según los habitantes,  para llegar a Neiva se cuenta con una vía pavimentada en condiciones aceptables, por lo que el viaje puede durar un poco más de dos horas.

Mientras que el traslado a Ibagué, significa atravesar decenas de kilómetros por una vía destapada que está rodeada por continuos derrumbes, características que hacen que el desplazamiento hacia  la capital tolimense, dure por lo menos seis horas.

Ante las marcadas diferencias que existen entre los dos destinos, sectores como el de la agricultura, educación, salud y el del comercio, dependan totalmente del puente, por ello, cada vez que se anuncia el desmonte para la construcción de la nueva estructura, a los alpujarreños no les queda más que exigir un paso alterno por la misma zona. 

EL NUEVO DÍA dialogó con varios habitantes sobre la situación y coincidieron en que la obra es indispensable, por lo que entienden las decisiones que se adoptan para avanzar.

“Uno es consciente que los ingenieros (Consorcio) tienen un propósito, que es armar el nuevo puente, pero de cierto modo la comunidad no deja, ¿por qué motivo? Porque vamos a quedar sin acceso, entendemos que ellos necesitan trabajar, ¿de quién es la culpa? De la Administración porque no se pellizcaron a tiempo”, comentó un lugareño.

A lo que hace referencia la comunidad, es que en lo corrido del año se habló de tramitar en préstamo un puente militar, no obstante, pasaron los meses y lo único que se sabe hoy es que se requieren recursos económicos para construir las zapatas, una en Alpujarra y otra en Baraya, para insertar la estructura.

alpujarra

“Si nosotros no podemos cerrar, no podemos avanzar”: Consorcio Icmo – Geotechinics

Hace unos días, representantes del consorcio Icmo – Geotechinics anunciaron el cierre del puente Las Delicias desde el primero de diciembre, sin embargo, la comunidad volvió a solicitar un nuevo plazo.

A través de la emisora del Ejército, el ingeniero Rodrigo Suárez explicó que en medio de la pandemia y el paro nacional, se logró avanzar en parte de la ejecución, por lo que a la fecha se está trabajando en la creación de los caissons y en la instalación de un teleférico.

“Nosotros hicimos una inspección en el puente, se sabía el grado crítico que tenía, pero necesitábamos quitarle toda la capa de rodadura y unas láminas que estaban interfiriendo, una vez se hizo esto se evidenció que realmente está a punto de colapsar”, explicó Suárez.

Por su parte, el gerente Operativo de la obra, Cristián Suárez, explicó que aún no se ve un avance significativo, porque es necesario cerrar el puente Las Delicias, “las actividades que tenemos contempladas para la ejecución, todas necesitan excavaciones profundas y eso necesita realizarse mediante el cierre, si nosotros no podemos cerrar, no podemos avanzar, es imposible”.

Agregó que se han adelantado varias socializaciones con la comunidad, explicando la necesidad de inhabilitar la estructura, igualmente, mencionó que se tiene un mínimo adelanto en los caissons que son los cimientos encargados de apoyar los estribos, que a su vez son el soporte de las torres.

 “Pero en Bogotá, en el taller del Consorcio tenemos la mayoría de la estructura metálica ejecutada, tanto así que hemos considerado un avance superior al 40% de toda la estructura metálica del puente”, precisó. 

Crisis vial, ¿por un coletazo de divisiones políticas?

Durante los últimos meses han surgido varias teorías del ambiente político que se vive en Alpujarra, población de tendencia conservadora. Según se dice en los ‘mentideros políticos’ hasta hace dos años las relaciones con las ‘toldas’ ‘barretistas’ eran fluidas, tanto así, que los ‘gamonales’ políticos del municipio, apoyaron la entonces candidatura del hoy gobernador Ricardo Orozco.

Sin embargo, el distanciamiento entre el exgobernador Óscar Barreto Quiroga y el senador Miguel Barreto, al parecer generó una ruptura al interior de los conservadores, hecho que habría recaído en la comunicación entre el alcalde Albeiro Trujillo Castro, que sería de la línea política del Congresista y el Mandatario seccional, a pesar que son de la misma tendencia ‘azul’, desde un comienzo de las administraciones, se ha notado un marcado distanciamiento.  

Alpujjara

Transportistas en ‘jaque’

Otro de los afectados es el gremio de los transportistas, Duván Cardoso Avendaño, expresó que es una situación que los tiene bastante preocupados y coincide en que es necesario el paso alterno.

Narró que ante el anunciado cierre, un grupo de personas conformado por conductores, comercio y comunidad en general, se fueron al puente el miércoles en la mañana, para pedir una ‘tregua’ o plazo hasta enero, con el fin de buscar entre los alpujarreños, una forma de mantener la movilidad por Baraya.

Como otras personas, Cardoso Avendaño hizo referencia al puente militar y a la falta de presupuesto para construir las zapatas en donde iría anclado. “Ha sido un poco complicado, más que todo por parte del Gobierno departamental del Tolima, al señor gobernador, Ricardo Orozco, no se le ha visto como tal la voluntad de querernos ayudar.

“Ha estado más presto el Gobernador del Huila que de cierto modo, no siendo parte de su departamento, abiertamente ha estado dispuesto a colaborarnos y a ayudar, pero por parte del Tolima estamos totalmente abandonados”, expresó.

Y agregó, que ningún sector en el municipio se opone a la obra, porque conocen que es un beneficio para todos y que se cuenta con una inversión que ronda los $8 mil 500 millones, los cuales no se pueden perder.

En medio de la angustia, la propuesta que surgió de la comunidad es la creación de una ‘garrucha’ o transporte aéreo, con el fin de hacer transbordos sobre el río de lado a lado, la idea es hacerlo en coordinación con la Alcaldía y con el aporte de dinero de la ciudadanía. 

El hombre aclaró que dicho medio de transporte es “solo para el tema de víveres y productos, tanto de la canasta familiar como del sector agropecuario, la garrucha que se pretende instalar tendría capacidad para 500 kilos o media tonelada, entonces es exclusiva para el sector comercial y el agro, no para el traslado de personas”.

La logística consistiría en que los conductores de camiones de carga se dividirían, unos quedan al lado de Alpujarra y otros en Baraya para dirigirse hacia Neiva, “ese es el plan de contingencia que tenemos”, precisó.

De otro lado, como conductor, Duván conoce muy bien las dificultades viales que existen en el corredor del suroriente, por lo que comentó que la vía que los conecta con Prado está en total abandono por parte del Gobierno departamental, problemática que se agudiza por varias fallas geológicas que hay en la zona y por la ola invernal.

“Esa es la preocupación que tenemos acá en Alpujarra y no solamente en Alpujarra, yo sé que en Dolores, porque somos una población de más de 25 mil personas”.

Y añadió, “es muy complicado, es un tema que nos tiene preocupados porque prácticamente en estos momentos nos sentimos embotellados, todos estamos perdiendo, pierde el agricultor, el comercio y los transportadores”.

Al igual que varios ciudadanos, concejales y líderes del suroriente, consultados a lo largo de los últimos meses por esta redacción, la percepción del transportista es de olvido por parte del Gobierno departamental, opinó que en escasas ocasiones se dan ‘pañitos de agua tibia’, pero no llegan soluciones o intervenciones de fondo.

“Es muy complicado, las cosas hay que decirlas, nos tiene bastante tristes esta situación porque hacemos parte del Tolima”, concluyó. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

REDACCIÓN TOLIMA

Comentarios