Como un robo calificaron proceso de inscripción en la Normal Superior

HÉLMER PARRA . EL NUEVO DÍA
Ante el rechazo de los padres de familia con el proceso que se ejecuta en el plantel, el Secretario de Educación municipal convocó a las consejos directivos a ejercer control sobre los trámites de las instituciones.

Los acudientes de los alumnos de la Normal Superior causaron revuelo en la carrera 10 número 9-30 del barrio Belén ayer en la tarde, luego de que se les exigiera el pago de tres mil pesos para la toma de unas fotos como requisito para la inscripción en esa institución. 

Mientras hacían la respectiva fila con sus hijos, gritaban ¡Agilicen la fila! ¡Por qué esto no se hace en el colegio! ¡Esto es chanchullo del rector que nos quiere robar! Por ello, exigieron explicación de la Secretaria de Educación. 

Según padres de familia como Diana Giraldo, Nilse García y Nubia López, entre otros que se agruparon, dos comunicados son una prueba de que el procedimiento posiblemente es un negocio. 

“Señor padre de familia, por favor dirigirse a la toma de la foto de su hijo o hija en la fecha y dirección indicadas. Si no se toma la foto, el sistema se bloquea y nos impide la continuidad de la matricula”, reza el texto.  De igual forma, en otra carta se indica que la empresa encargada del procedimiento es Sistemas Ivhorsnet, ubicada dos cuadras delante del antiguo DAS y que para evitar congestiones en el proceso se habilitó las sesiones de fotos desde ayer hasta el 1 de noviembre. 

Los padres también denunciaron que la oficina que ejecuta el proceso, Sistemas Ivhorsnet, es una casa que está en construcción y que pone en riesgo la integridad de las personas que están haciendo la fila, especialmente de los menores de edad.

EL NUEVO DÍA, por su parte, logró establecer que la empresa no solicitó permiso a la Policía Metropolitana ni a la Dirección de Espacio Público para efectuar la diligencia con los padres, viéndose ayer también afectados la movilidad en el sector. 

 

Secreeducación, preocupado

Ante las denuncias de los acudientes y ante el desconocimiento del Secretario de Educación de lo que está pasando en las instituciones, el jefe de cartera, Enrique Váquiro, señaló el proceso de las directivas del plantel como un atropello a la comunidad educativa. 

“Repruebo rotundamente esta situación y que las instituciones estén direccionando a los padres de familia a otro sitio que no sea el colegio. Esta dependencia ha sido enfática con los rectores: esto no se puede hacer para fotografías, textos ni uniformes, entre otros.

“A los padres de familia hay que facilitarles los procesos, y esto se hace evitando estas filas engorrosas y estos trámites que no se deben hacer, de ahí la importancia de la matrícula en línea, para que los padres sientan que los estamos atendiendo”, indicó. 

Váquiro también dijo que es importante que los consejos directivos ejerzan control sobre las directivas y que las veedurías de las instituciones denuncien estos casos ante las entidades de control. “Esto no se debe hacer”, concluyó el Secretario. 

 

La empresa responde

Orlando Jaimes, representante de la empresa Sistemas Ivhorsnet, indicó que ellos son los encargados de la gestión académica del colegio en ambiente Web. 

Afirmó que la congestión se debió por desobediencia de los padres, que no cumplieron con el cronograma estipulado, según los salones de clases y todos aprovechando que ayer no había clase y se presentaron. Sin embargo, indicó que se dio cierta flexibilidad a los padres que tienen más de un hijo, “pero que otros padres se mostraron intolerantes”.

Explicó también que si el proceso se hubiera llevado a cabo en la institución, los padres pudieron haber asumido que el cobro es hecho por la institución.

“Y tenemos entendido que hay gratuidad total. Por ello, se le planteó al colegio el cobro por alumno de seis mil pesos, pero el Rector dijo que tres mil pesos, para tomar las fotos y subir 12 de ellas al sistema de la institución. 

“Si el padre de familia la toma en otro lado, igual con el nuevo sistema, le sale más complejo, además de costoso. Por eso, el colegio propuso hacer el arreglo por tres mil pesos con nosotros”, sostuvo. 

NATALIA RAMÍREZ BRÍÑEZ

Comentarios