Zona Franca de Ibagué espera aval de la Dian para arrancar obras

FOTOS SUMINISTRADAS - EL NUEVO DÍA
El encerramiento y el urbanismo del lote, es decir, la instalación de las redes de servicios públicos, estará a cargo de los promotores del proyecto.

Veintitrés hectáreas de extensión tendrá la zona Franca (ZF), que estará ubicada entre la vía Ibagué - Bogotá y el kilómetro 18 de la doble calzada entre Girardot y la capital de Tolima (detrás del crematorio de Los Olivos).

El proyecto, que fue aprobado por la Comisión Intersectorial, espera hoy que la Dian entregue una resolución con la potestad para vender y adecuar el predio, intervención que se efectuará en tres etapas: en la primera se invertirá entre 13 y 21 mil millones de pesos, en terreno y garantía de servicios públicos. Según un documento presentado ante el Concejo, la zona Franca tendrá 59 lotes, un hotel y un edificio para los usuarios.

En ese mismo informe se indica que algunas de las empresas que han mostrado interés en hacer parte de este proyecto son Navitrans, Fresenius, Medical Care, Interaseo, CAT, Exekabel y Kenworth. “Estamos revisando los diseños de la construcción, porque las empresas que hasta el momento se han mostrado interesadas tienen necesidades diferentes”, dijo Álvaro Montoya, representante legal del proyecto.

Y agregó: “En cuanto a la pregunta de qué hace falta para iniciar el proyecto debo decir que estamos ante un requisito protocolario de la Dian, donde se explican los compromisos del proyecto, los recursos que se invertirán y de dónde provienen”.

 

¿Qué beneficios tendrán las empresas ubicadas allí? Las zonas francas se rigen bajo una normativa especial, en materia tributaria y aduanera, ya que se le brinda incentivos a los inversionistas. Por ejemplo, no pagarán aranceles (impuesto que se aplica a los bienes, que son objeto de importación o exportación), IVA y la renta será especial.

Sin embargo, en este aspecto algunos concejales resaltaron la importancia de que se ajuste el Plan de Ordenamiento Territorial, ya que el uso del suelo de este lote debe cambiar de rural a industrial.

“Uno pensaría ¿por qué se van a ceder el predial, industria y comercio a las empresas que lleguen a la Zona Franca, cuando se necesita que le paguen impuestos a la ciudad? Primero hay dejar que lleguen las empresas; segundo, hay que darles un tiempo de gracia de 10 o 20 años, para incentivar la inversión”, sostuvo Montoya. Por su parte, el concejal Pedro Mora indicó que al hacer el cambio de uso de suelo se generará rentabilidad al Municipio, dado el caso de que se haga efectivo el estímulo tributario a los empresarios.

“Al traspasar el terreno a industrial, el valor de la tierra se disparará, luego habrá una ganancia para el Municipio. Es decir que por una parte ceden por la gracia de los impuestos, pero a la vez se ganan nuevos tributantes. Porque no podemos permitir que unos cuántos se enriquezcan, pero no dejen nada a Ibagué”, puntualizó.

En la ZF también sería construida la central de abastos. “Bogotá consume 10 mil toneladas de comida por día, lo que le traería a Ibagué muchas ventajas para el transporte de productos hacia esta zona del país, teniendo en cuenta su excelente ubicación geográfica. Por eso es importante una central de abastos”, refirió el cabildante Heber Humberto Sánchez.

ANA LUCÍA RIVERA Q.

Comentarios