Calambeo mejora su acueducto comunitario

JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
La quebrada La Tigresa continuará surtiendo del preciado líquido a esta comunidad. La idea es preservar el predio adquirido como una reserva forestal.

Desde hace cinco décadas la comunidad del sector de Calambeo cuenta con acueducto propio, no obstante, el paso del tiempo ha generado un mayor número de habitantes, lo que se traduce en mayor demanda de líquido.

Por ello, una solución que encontraron para abastecerse de manera continua de agua, fue la adquisición de un predio ubicado entre las montañas que conforman parte de Ancón Tesorito.

Allí, a 1.700 metros de altura aproximadamente, fluye la quebrada ‘La Grande’ o ‘La Tigresa’, afluente que atraviesa parte del predio y del cual se haría la captación directa.

“Esta es una finca de agua, no vamos a tener ganadería o agricultura, al contrario cada habitante está comprometido a sembrar un árbol y hacerse cargo de su cuidado, con esto queremos ayudar a cuidar el agua, que va hacer un problema en el futuro”, dijo Héctor Orlando Hernández Vázquez, tesorero del acueducto de Calambeo.

Y es así, ‘El Mirador’ ubicado a 40 minutos del casco urbano de la ciudad, está compuesto por varias hectáreas de zonas boscosas que benefician la preservación del agua, además, como valor agregado tiene una gran vista sobre la capital musical.

Acueducto comunitario

El proyecto de este nuevo acueducto está pensado en tres fases, la primera consiste en la construcción de un tanque de captación y una bocatoma que baje el agua hasta una planta de tratamiento.

Se estima que en seis meses ya esté lista esta etapa.

La segunda es la modernización y tecnificación de la red, lo que permitiría tener una presión de agua estable en el sector.

Y, finalmente, la instalación de un laboratorio de control, “en donde nosotros mismos vamos a controlar la calidad y tener la garantía de que estamos suministrando agua absolutamente potable con inhibición de cloro gaseoso. El total de la inversión está calculada en $804 millones”, explicó Roberto Triana Cabrera, representante legal de la Asociación de Usuarios del Acueducto de Calambeo.

El presupuesto para estas adecuaciones, será de los pagos que hacen los consumidores del servicio mensual y de las matrículas de nuevos usuarios para acceder al servicio.

Teniendo en cuenta las características del proyecto, se estima que en cinco años esté totalmente terminado. Esta iniciativa que es regulada por la Superintendencia de Servicios Públicos, Cortolima y la Secretaría de Salud Municipal, beneficiará a cerca de 900 personas.

De esta manera, dicha comunidad se compromete a trabajar en esta zona, respetando las condiciones ambientales, las que le brindará a las siguientes generaciones un buen abastecimiento de agua.

“La idea es que todos las personas de este sector conozcan el proyecto y se encariñen, para que nos ayuden a seguir sembrando árboles”, dijo Héctor Orlando Hernández.

REDACCIÓN IBAGUÉ

Comentarios