Así es la atención en el hogar de paso para mujeres habitantes de calle y en situación de calle

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA
La Alcaldía puso en funcionamiento el hogar de paso para mujeres habitantes de calle y en situación de calle con capacidad para 18 usuarias. Aquí cuentan con alimentación, camas para dormir y baño, así como con servicios profesionales en psicología, trabajo social y enfermería.
PUBLICIDAD

Desde la primera semana de mayo entró en funcionamiento el hogar de paso para mujeres y mujeres diversas habitantes de calle y en situación de calle en el barrio Interlaken de la capital tolimense.

“Las beneficiarias encontrarán un sitio donde van a poder venir a dormir, bañarse, recibir sus tres comidas diarias, trato digno y sobretodo esa ayuda psicosocial y espiritual que ellas necesitan”, explicó Francy Liliana Salazar, secretaria de Desarrollo Social Comunitario de Ibagué.

HOGAR

La funcionaria aseguró que desde la semana anterior se ha hecho una búsqueda activa, con acompañamiento de la Policía, para localizar usuarias que acudan al recinto para que reciban los beneficios que ofrece este proyecto de la Administración municipal.

“Al principio son renuentes porque el hábito de la calle lo tienen hace muchos años. Es decir, están libres, sin reglas ni una normatividad. Pero saben de la importancia y de la oportunidad que se les brinda al estar acá”, agregó Salazar.

Este proyecto, que inició el 6 de mayo y se prolongará hasta el 31 de diciembre, tiene la capacidad e infraestructura para albergar a 14 mujeres y cuatro diversas o trans.

“El proveedor tiene dispuesta una habitación y baño exclusivo para nuestras mujeres diversas. Esta es una apuesta importante para nosotros, pues la instrucción desde el alcalde es que seamos inclusivos con todas las acciones que realicemos”, puntualizó la Secretaria.

 

El paso a paso

Olga Lucía Toro Sánchez, directora de la Fundación Communitas, operador del contrato, explicó que hay cerca de 10 mujeres que han hecho uso de las instalaciones en los últimos días.

Para conocer un poco la dinámica, indicó que el ingreso al hogar se da entre las 5 de la tarde y las 7 de la noche, hora en la que empiezan a repartir la cena.

CENA

“Trabajamos en recuperar esos hábitos que han perdido por estar en situación de calle. Es decir, los horarios de alimentación, el baño, el arreglo de su ropa, entre otros”, enfatizó Toro.

A su arribo, una persona profesional en enfermería les realiza, lo que se podría considerar como una requisa, ya que no se les permite ingresar ninguna sustancia irregular ni objetos ilícitos.

Posteriormente se efectúa un registro de datos y luego acceden al baño para ducharse. Tras recibir la cena, a eso de las siete de la noche, cuentan con zonas sociales en las que se les permite ver televisión, pues los profesionales que laboran en el hogar afirman que son fanáticas de las telenovelas.

Así pues, sobre las 9 de la noche se disponen a descansar en las camas que les son asignadas en la segunda planta de la edificación.

DESCANSO

A la mañana siguiente, el desayuno se sirve a las 7, después de eso, la mayoría sale a la ciudad. Algunas retornan a mediodía para el almuerzo, otras lo hacen sobre el final de la tarde para disponerse a cenar.

“En las horas que están en el hogar hacemos intervención psicosocial, en psicología, trabajo social y de enfermería. Se les hace acompañamiento en formación para el trabajo y otras actividades”, puntualizó Toro.

 

Como en casa

Como parte de la apropiación del espacio, algunas ubican peluches y muñecas en las camas. Esto es concebido como apropiación de espacio.

“Les respetamos eso porque esas pertenencias son como sus tesoros. Dejan siempre en su camita las muñecas o los peluches y de esa manera identifican su espacio de descanso”, acotó la directora de la Fundación Communitas.

Además, aquí tienen la posibilidad de lavar su ropa y asumir responsabilidades para el autocuidado del recinto, pues llegan a colaborar con la organización del mismo o el lavado de loza.

 

Población que se atiende

Se tiene caracterizada a la población que se atiende en dos grupos. Uno es el de mujeres habitantes de calle, quienes realizan sus actividades económicas y familiares, y duermen a la intemperie. Además, tienen una dependencia a las sustancias alucinógenas.

Mientras que el otro grupo corresponde a mujeres en situación de calle, es decir, que realizan actividades en la calle y tienen un techo donde dormir, ya sea un hotel o un ‘pagadiario’, pero están en riesgo de llegar a la calle.

ATENCIÓN

“En este caso tenemos seis remitidas por el hospital Federico Lleras, ya que son mamitas cuyos niños están en UCI. Llevaban varios días durmiendo en la calle porque no tenían los recursos para pagar una estadía y no son de Ibagué”, aseguró Toro.

Esto es posible con la intervención de la Dirección de la Mujer y a través de la Secretaría de Desarrollo Social Comunitario.

Tienen espacios para comer, dormir, ropa para cambiarse, eso les genera una tranquilidad espiritual. Hemos encontrado casos muy bonitos de gente que quiere superarse

El hogar de paso está ubicado en la calle 19, número 7-69, del barrio Interlaken de Ibagué.

Las mujeres reciben servicios profesionales en psicología, trabajo social y enfermería.

18 usuarias puede albergar el hogar de paso que entró en funcionamiento recientemente.

 

DATO

La Secretaria confirmó que esta semana se conocieron y evaluaron las propuestas de los oferentes que se presentaron para la atención de un hogar de paso para hombres habitantes de calle. Se espera que este proceso se ponga en marcha en las próximas semanas, también en Interlaken.

Redacción Ibagué

Comentarios