El hombre que se pasea con más de 20 perros por las calles de Ibagué

Crédito: El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Don Alí pasa sus días en la capital musical, acompañado de decenas de fieles amigos y recibiendo el apoyo de las personas de buen corazón que le quieran colaborar con su noble causa.
PUBLICIDAD

Un día de paseo por el parque Bolívar puede ser la ocasión en que los ciudadanos divisen a lo lejos a un hombre enigmático, que camina perseguido por decenas de perros.

Al principio puede ser desconcertante e incluso aterrador ver como los canes se dirigen en manada hasta un mismo punto, pero ese pensamiento es rápidamente descartado cuando se aprecia lo mansos y cariñosos que pueden ser.

Don Alí Maquito Gracia es un abuelo que se ha convertido en una persona famosa ante la misteriosa manera en que camina por las calles de Ibagué, siendo el amo de más de 20 perros. Todos los días los saca a pasear, los alimenta y les da cariño, ganándose las miradas de curiosos que asombrados (y con la boca abierta) lo miran pasar.

Si se detiene, los 20 perros se detienen. Si camina, los 20 perros caminan. De arriba abajo y de norte a sur, don Alí recorre los rincones de la capital del Tolima escoltado por 20 corazones que le son leales, como solo un perro sabe ser fiel.

 

Su vida

“La vida mía me ha tocado luchar por ella”, inició contando don Alí. No le gusta hablar mucho de su pasado, pero relató que lleva 19 años viviendo y cuidando perros en Ibagué. Lo hace porque le gusta estar rodeado de los caninos y sentir esa compañía desinteresada.

Sobre su vida personal relató que tuvo dos mujeres y tres hijos. “Yo fui andariego. Tuve esposa y dos hijos con ella. Tengo una hija en Bogotá con libertad condicional. El mayor me lo mataron en Guerrero, México (…) hasta allá fui yo”, reveló mientras narraba como su hijo resultó “en carteles” mexicanos.

Su tercera hija la tuvo en otra mujer y aseguró que vive en el exterior y lo visita de vez en cuando. “Se consiguió un tipo que mide como 2.10 o 2.15 metros, él vino con ella y me habló pero yo no le entendí el idioma”, narró entre risas.

Ahora, don Alí pasa sus días en el sector de La Vega en el barrio Libertador, acompañado y cuidando a sus mascotas.

1

El día a día con los perros

A siempre vista sus más de 20 “hijitos” parecen bien de salud: huelen bien, están gorditos y se ven saludables. Sin embargo, afirmó que personas quieren quitárselos y ya se han llevado muchos de ellos.

“Estos que tengo es que me volé con ellos. Llegan del municipio y me roban los perros. Me llegan de inteligencia. Como no pudieron quisieron meterme en enredos, me mandaron una peladita”, aseguró con algo de angustia en su voz.

También contó que le asusta mucho el destino de sus animalitos cuando se los decomisan, ya que los pueden “entregan a inteligencia (…) los ponen a dormir (…) los sacrifican en brujerías. Estos viven por la pura gracia de Dios”, fueron algunos de los destinos finales que ha escuchado.

Aunque son más de 20 y no sabe decir el número exacto, Don Alí conoce cada uno de sus perritos. Algunos los ha recogido abandonados, otros se los han regalado y uno que otro es nacido de su misma manada.

Este personaje camina por toda la ciudad buscando ayudas por parte de la ciudadanía, trabajando en “lo que salga” y aceptando lo que puedan proveerle para sus mascotas.

Si usted quiere donarle comida o artículos para los perritos puede llevarlos a su casa (es bien conocido en el sector), o esperar a encontrárselo en el parque Bolívar, ya que don Alí no tiene celular ni manera de contactarlo.

2

Redacción web.

Comentarios