Contraloría expuso irregularidades en construcción de Unidad Renal en Honda

Archivo - el nuevo día
Pasados dos años desde que se inauguró este servicio en la ‘Ciudad de los puentes’, el organismo de control entregó resultados de una auditoría exprés realizada en 2017.

La construcción y puesta en marcha de la Unidad Renal en el hospital San Juan de Dios en Honda generó varias críticas, teniendo en cuenta que el funcionamiento a comienzos de 2016 tuvo un retraso porque no cumplía con el total de las condiciones tecnológicas, científicas y financieras.

Este hecho hizo que la Procuraduría Regional iniciara una investigación disciplinaria en contra del exgerente Luis Alberto Benavides, igualmente, la Contraloría Departamental, hizo una auditoría exprés en 2017 luego de que Sandra Liliana Rojas, quien fue gerente encargada después de Benavides, indicara que en dicho proceso hubo irregularidades.

En el informe preliminar conocido por EL NUEVO DÍA, el ente de control identificó varios hallazgos, entre ellos, incumplimiento en el plan de ejecución, aumento en los valores del proyecto tras adelantarse la obra, cambios en la estructura luego de ser construida, entre otras, lo que hizo que la Contraloría indicara que fue un proceso con “falta de planeación e improvisación”.

En total fueron 24 hallazgos administrativos, 18 disciplinarios y seis fiscales por un valor de $77 millones 910 mil.

Presuntas irregularidades

Inicialmente, se habló de un costo de $409 millones, dinero que fue aportado por el Departamento y el Municipio, luego la cifra pasó a ser un poco más de $523 millones tras contratarse con el Consorcio Hospital Honda la adecuación del área definida.

Luego con el tiempo, se hicieron otras adiciones, “compras y contratos pequeños o fraccionados relacionados con la obra (…) por un valor de $39 millones 401 mil”, precisa el informe, a lo que se le sumó contrataciones por $91 millones 448 mil y uno más para la instalación de equipos electromecánicos por $54 millones 111 mil.

Otro de los aspectos en los que hizo énfasis la Contraloría, es que la construcción inicial se modificó después de estar hecha. La demolición y reconstrucción tuvo una nueva adición de $30 millones 276 mil.

Además de ello, para dar en arrendamiento la unidad a un particular, “el hospital tuvo que incurrir en gastos adicionales y modificar la construcción concebida inicialmente (…) con un valor inicial de $32 millones 044 mil”, contrato que fue adicionado con $7 millones 356 mil, quedando uno definitivo por $39 millones 401 mil.

Cambio que se justificó indicando que Fresenius Medical Care, entidad arrendadora, incluyó nuevos ítems para el funcionamiento.

Este hecho demostraría “la improvisación con que se suscribieron los contratos cargados al proyecto de construcción y puesta en marcha de la unidad, poniendo en riesgo a la entidad de incurrir en gastos innecesarios (...)”, concluyó de manera preliminar la Contraloría.

Respuestas en etapa de controversia

El listado de observaciones fue respondido en la etapa de controversia por los exgerentes Luis Alberto Benavides y Sandra Liliana Rojas Camargo, dichas replicas a su vez fueron analizadas y respondidas recientemente por el ente de control. En la observación de los imprevistos y modificaciones de la construcción inicial y de una presunta falta de planificación, Benavides respondió que este es un proyecto que surgió en 2013 como una alternativa de alivio a los pacientes renales, del mismo modo, fue “un producto de múltiples análisis, estudios o revisiones y aprobaciones por diferentes instancias (...)”. En cuanto a las condiciones puestas por Fresenius Medical que llevaron a la modificación del plano inicial porque dieron a conocer las características de los equipos de hemodiálisis, la planta de agua, entre otros elementos, el exgerente dio a entender que fueron necesarias para lograr el acuerdo. Sin embargo, a pesar de las explicaciones entregadas, para la Contraloría no se justificó por completo la inclusión de 74 ítems no contemplados en los estudios previos, igualmente, se habría caído una improvisación al haber adelantado, “contratos complementarios para concluir con la obra en condiciones de funcionalidad”, por ello el ente de control ratificó que en este punto se mantiene una incidencia disciplinaria y otra fiscal. Una vez contestado el informe preliminar de la auditoría exprés, se precederá a adelantar los ajustes teniendo en cuenta las justificaciones y evidencias presentadas, las cuales no lograron desaparecer el total de los hallazgos.

EL NUEVO DÍA

Comentarios