Con increíble tejido, el Líbano participa del paro nacional

Crédito: Suministrado / El Nuevo Día.
En el Líbano se unieron manos de diferentes edades, para tejer resistencia en medio de la crisis social que atraviesa el país. El entusiasmo, talento, espíritu pacífico y alegría de decenas de habitantes, quedaron impresos en una bandera-manta que cubrirá el obelisco que está ubicado en el parque principal del casco urbano.
PUBLICIDAD

Ángela Giraldo, excoordinadora de Educación y Cultura del Municipio, contó que la idea surgió del joven artesano Aulio Nel Echeverry Valenzuela, con el objetivo de tejer un compromiso social.

Los artesanos “tuvieron la iniciativa de tejer una manta, una bandera para cubrir el obelisco en representación del apoyo a la situación por la que está cruzando en este momento el país. Es una manifestación cultural, artística y artesana, que es el significado que tiene nuestro obelisco, que es un referente de pujanza, trabajo cívico, de la fraternidad de los libanenses”, comentó.  

La manta empezó a crearse en croché el 6 de mayo y plasma una tradición que se hereda de una generación a otra, como es el caso de Aulio, él aprendió el oficio de su madre, quien a su vez aprendió este arte de las manos de su progenitora.

“Hay más de 50 tejedores en este momento, donde no son solamente personas que tienen experiencia en este oficio, sino que aparte de eso, también les están enseñando a la gente a tejer. Hay niños, jóvenes y adultos, es un espacio de recreación desde el que se hace un llamado a la no violencia, desde el arte”, comentó Giraldo.

Mientras que Aulio Nel Echeverry Valenzuela, en diálogo con el medio virtual El Megáfono del Líbano explicó que se ha recibido ayuda, para este tejido humanitario que consiste en colocar una carpeta por el país.

 

...

“Soy tejedor de muchos años, vengo y me siento en el parque y miraba la espada y quería forrarla, no se había presentado la ocasión, había pedido algunas ayudas pero no salió. Debido a lo que está pasando con la reforma, salió una publicación que querían hacer una bandera tejida, me sonó la idea y dije forremos la espada, que tengo ganas de forrarla”.

Con la idea clara, Aulio empezó a convocar a sus colegas tejedores y poco a poco se unieron señoras, señores, niños, que fueron entregando sus carpetas. Pero la iniciativa tuvo eco fuera del Líbano, pues también llegaron donaciones en materiales y en carpetas en crochet desde ciudades como Ibagué y Bogotá, lo que permitirá que la manta también tenga la huella de hijos del Líbano, que están afuera de su tierra.

“El pueblo lo tejemos los mismos del pueblo, si damos una buena cara, eso es lo que vamos a mostrar siempre, la idea es dar ejemplo y  no agarrar armas sino una aguja y enfundarla, empezar hacer cosas con ella muy creativas”, expresó el joven artesano.

Y Ángela, por su parte, complementó expresando que fue sorprendente cómo esta actividad tan sencilla y tradicional, tuvo una gran acogida entre personas de diferentes edades, “si se pasa por el parque entre las 2 y 5 de la tarde, se ve a la mamá con sus hijitos, a los abuelitos, se ven hermosos tejiendo y aprendiendo”.

Una vez se unió cada carpeta, los artesanos le dieron una cubierta tricolor al conocido obelisco de Líbano.

REDACCIÓN SOCIEDAD

Comentarios