Taxistas dicen que no están en contra de la tecnología sino de la ilegalidad

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Ante la consolidación de plataformas digitales, los taxistas discuten alternativas para fortalecer la economía de los trabajadores y mitigar la competencia.

Ayer las 10 empresas jurídicas que prestan el servicio de taxi en Ibagué, se reunieron para hablar de la situación del gremio con el senador Miguel Barreto, el tema principal fue la afectación de las plataformas digitales a la economía del sector.

La gerente de Teletaxi y representante del gremio, María del Pilar Londoño Mejía, manifestó que a pesar de la salida de Uber del país otras plataformas están asentadas en la ciudad. También habló de cómo trabajan para mejorar el servicio.

“La problemática ahora en Ibagué es que las plataformas presten un servicio con un carro particular que no cumple de ninguna manera con algún requerimiento legal.

La gente tomó como parámetro Uber, pero son muchas más y la ilegalidad se presenta en todas”, acotó Londoño.

En este sentido, la empresaria señaló que la afectación se da en toda la cadena del sector, tanto en las empresas como propietarios de vehículos hasta los almacenes.

 

Buscan mejorar el servicio

Ante las diferentes polémicas en otras ciudades del país sobre el servicio que prestan los taxistas, el gremio manifestó que está trabajando para brindar un mejor servicio a los usuarios.

“Tenemos claro que el usuario es lo más importante, hemos venido avanzado, capacitando a los conductores, y somos ejemplo en el país porque sí estamos pagando todas las prestaciones de ley e impuestos”, comentó Londoño.

Respecto a la implementación de nuevas tecnologías aclaró que el gremio no está en desacuerdo en usarlas, “por el contrario, creemos que es la herramienta más importante en este momento para nuestro trabajo”.

 

Llega Beat a la ciudad

En este contexto, la empresa Beat, dedicada al desarrollo de aplicaciones móviles de transporte de pasajeros, anunció en redes sociales su llegada a Ibagué durante esta semana.

Esta aplicación que funciona bajo los mismo parametros de Uber tiene su oficina central en Grecia.

Lo paradójico es que el plazo que le dio un juez a Uber a través de la Superintendencia de Industria y Comercio de terminar operaciones se venció ayer, quedando así desactivada en el territorio nacional.

Más allá de las polémicas por la suspensión de la app, los expertos creen que esta situación deja en evidencia la urgente necesidad de regular las aplicaciones digitales de servicios, tipo Uber.

REDACCIÓN ECONÓMICA

Comentarios