Académicos del Tolima reaccionaron a la propuesta de contratación por horas

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
EL NUEVO DÍA consultó a dos economistas y un experto en derecho laboral sobre las implicaciones que tendría para el país implementar la contratación por horas, el debate está entre la pauperización del empleo y la formalización del trabajo.

Después de que la ministra de Trabajo, Alicia Arango, quien en los próximos días pasará a ser la ministra del Interior, confirmara en Caracol que el Gobierno Nacional contempla adoptar un sistema de retribución y contratación por horas, se avivó el debate en todo el país y en el Tolima también reaccionaron.

Por un lado, economistas manifestaron que este modelo solo llevaría a la precarización del empleo e impediría que las nuevas generaciones se pensionaron. En contraparte, un académico del derecho laboral dijo que la contratación por horas es una alternativa concreta para reducir la informalidad y dar un piso de seguridad social a más trabajadores.

 

Economistas rechazan la propuesta

El director del programa de Economía de la Universidad del Tolima, Johnny Vargas, manifestó que no se ha demostrado que la contratación por horas sea un modelo efectivo, y que necesariamente no está relacionado con una mayor generación de empleo.

“Lo que sí es claro es que induce a una precarización, porque los trabajadores van a tener unas jornadas muy incompletas, eso se llama subempleo. Pero al reducir los costos laborales las empresas sí mejorarán sus ganancias”.

En esta misma línea se encuentra el profesor de la Uniminuto, José Susunaga, para quien la principal consecuencia del sistema de contratar por días u horas se refleja en mayores dificultades para que las personas se pensionen, así como en un aprovechamiento de las empresas.

“Dicen que la contratación por horas ya existe, que se está llevando de forma informal y ellos lo que quieren hacer es formalizarla, pero están abriendo la puerta para que las empresas puedan contratar a cualquier tipo de persona simplemente por unas horitas al día.

El problema a largo plazo es que un trabajador en este momento tiene que cotizar 1.300 semanas de 48 horas, si ahora es difícil que se complete ese tiempo, qué pasará cotizando por horas”, explicó Susunaga.

 

La otra mirada

De la otra orilla, Erick Fernando Aristizábal Rodríguez, experto en derecho laboral y profesor de la Universidad Cooperativa, indicó que aunque aún no hay una propuesta formal esta se debe llevar a la mesa de concertación, pero apuntó a que contratar por horas es la forma de reconocer la realidad del país y combatir la informalidad.

“Que se modifique la forma de contratación no implica que la contratación que ya existe deba cambiar. La Ministra lo que nos está diciendo es que el código sustantivo del trabajo es una norma de hace 70 años, y las dinámicas laborales cambiaron, pero si la ley sigue siendo tan rígida termina incumpliéndose”.

En este sentido, Aristizábal explicó: “Un restaurante por ejemplo, no requiere a un mesero durante ocho horas al día todos los días, lo requerirá tres horas. En la actualidad el restaurante le paga a ese mesero el turno y adiós, no le paga nada más.

Con la propuesta se busca que se paga el turno pero además también se le empiece a cotizar la seguridad social, eso no es desmejorar las condiciones laborales, la reforma apunta más bien a ir formalizando todos esos trabajadores informales”.

 

La disyuntiva

Para los economistas la formalización no implica que mejoren las condiciones laborales, sino sería más conveniente para la empresa contratar de esta manera para ahorrar costos.

“Ya se demostró en Colombia con las diferentes reformas, cuando bajaron los dominicales, los recargos nocturnos, no disminuyó el desempleo pero sí aumentaron las rentas de capital de los empresarios”, afirmó Vargas.

Asimismo, Susunaga manifestó que conseguir empleo seguiría aún más difícil, “porque así en teoría, no hay profesional indispensable. Dicen que la contratación por horas es para casos especiales, pero todo el mundo sabe que aquí en Colombia las empresas utilizan estas situaciones y lo vuelven regla general”.

Citó como ejemplo la figura de la prestación de servicios, “se supone que es para profesionales que prestan servicios intelectuales en áreas específicas, por ejemplo una asesoría de un abogado, ellos dentro de sus honorarios cotizan.

Ahora hay empresas que contratan a todo su personal por prestación de servicios eludiendo la ley laboral”.

Entre tanto, Aristizábal concluyó: “Es Comenzar a dar protección, no se puede desconocer la realidad. Las garantías para los trabajadores en Colombia es muy amplia, pero el lleno de los trabajadores acceden a esas garantías”.

 

Dato

Si se tiene en cuenta el pago del salario mínimo por hora, este alcanza los 3.699 pesos (1,08 dólares). En Estados Unidos puede alcanzar los 8,56 dólares.

JUAN JOSÉ AGUIRRE Z.

Comentarios