Nuevas vías no solucionan el problema de movilidad

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Para dos académicos que revisaron las cifras de Ibagué Cómo Vamos, la construcción de nuevas obras de infraestructura no constituyen una solución definitiva ante el creciente aumento del parque automotor.

El construir puentes, viaductos, y nuevas carreteras, como por estos días proponen algunos candidatos a la Alcaldía, no es una estrategia infalible para solucionar los problemas de la movilidad en Ibagué, y menos cuando hoy existen tres vehículos por cada habitante.

Esta fue una de las conclusiones a las que llegaron dos expertos consultados por el programa Ibagué Cómo Vamos, quienes expusieron sus opiniones durante la Web Cam de EL NUEVO DIA.

Se trata de Édgar Jiménez, ingeniero experto en movilidad y docente de la Universidad de Ibagué; y Edwin Andrés Martínez, economista y docente de la Universidad de Ibagué.

Política articulada y cultura ciudadana

El ingeniero Jiménez explicó que en su concepto son tres los temas críticos para la Ibagué en materia de movilidad, y uno de estos es la generación de una política de ciudad.

Según él, en torno a esta debe converger la posición de todas las entidades públicas que son responsables de la movilidad en Ibagué.

“Se trata de pensar cómo debe ser la ciudad que queremos, y de ahí es de donde debe surgir cómo debería ser la movilidad”, explicó.

El académico aseguró que la movilidad es un asunto que no solo le atañe a la Secretaría de Tránsito, también a otras dependencias como la Secretaría de Planeación, Cortolima, entes nacionales, e incluso a las empresas de transporte público.

Asimismo, aseguró que muchos de los problemas de movilidad que atraviesa esta capital son responsabilidad de los mismos ciudadanos y su falta de cultura ciudadana, otro de los aspectos en los que según él se debe trabajar en la capital del Tolima.

“(...) Me parece que queda un trabajo grande por hacer en mejora de la cultura ciudadana y de la mejora del respeto de nosotros como ciudadanos”, afirmó el ingeniero Jiménez.

¿El problema es de Infraestructura?

La secretaria de Tránsito de Ibagué, Martha Pilonieta, dijo durante la Web Cam que Ibagué no estaba preparada en materia de planeación con respecto al crecimiento y desarrollo que ha registrado en los últimos años.

El acelerado crecimiento del parque automotor que se duplicó entre 2008 y 2014, y que la ciudad no haya puesto en funcionamiento una nueva carretera en más de una década, son solo dos factores que evidencian esa situación, refirió la funcionaria.

Y agregó que la Administración municipal prevé que la construcción de obras en varios puntos “claves” de la ciudad incidirán en la mejora de la movilidad vial y el transporte.

En la lista está la construcción de la glorieta en la calle 60 con avenida Quinta, otra glorieta en Santa Ana - Pacandé (vía al Salado), la intersección de la calle 25 con carrera Octava.

Lo proyectado, además, incluye la construcción de una ciclorruta entre la calle 15 y la calle 42 en paralela con la avenida Quinta, que está incluida en los diseños del Sistema Estratégico de Transporte Público.

También, la Secretaria indicó que está presupuestado la modernización de los semáforos en la avenida Quinta, adecuación de la avenida Ferrocarril y el cambio de bombillas halógenas a LED.

Pero ¿estas nuevas obras de infraestructura son solución definitiva al incremento en el número de vehículos, y otros problemas como el aumento del tiempo en los desplazamientos que denuncian los ciudadanos?

Para Edwin Andrés Martínez, economista y docente de la Universidad de Ibagué, el proveer de más vías y carreteras a los usuarios del sistema de movilidad puede ser un arma de doble filo.

Según Martínez, existen experiencias de otras ciudades que indican que “no necesariamente ofertar más kilómetros de vías soluciona el problema”.

De hecho, dijo que “desde una perspectiva económica toda oferta crea su propia demanda. Es decir, de alguna manera, crear nuevas vías es un incentivo para que los ciudadanos compren más vehículos”.

Por lo cual, dijo el profesional de la Universidad de Ibagué, no sería esta una solución estructural al problema que afecta la movilidad en Ibagué.

En cambio, explicó que “seguramente la solución pasa por un conjunto de estrategias interrelacionadas de modo tal que la movilidad no sea un problema”.

Aunque no entró en detalles, Martínez dijo que las estrategias podrían estar encaminadas a iniciativas para incentivar el uso del transporte público y fomentar la cultura ciudadana.

De la misma manera, a medidas puntuales de movilidad de corto, mediano y largo plazo, y una planificación articulada de la ciudad.

Imagen eliminada.

La Secretaria de Tránsito destacó que el número de motocicletas reportadas en Ibagué, entre diciembre de 2014 y julio de 2015, alcanzó las 80 mil. 

Está a tiempo

Tanto el ingeniero Jiménez como el economista Martínez, coincidieron en decir que Ibagué está aún a tiempo de prevenir situaciones que están salidas de control como ocurre en grandes ciudades como por ejemplo Bogotá. “Estamos aún a tiempo de corregir o reducir esas tendencias que parecen ser desfavorables de acuerdo con la percepción ciudadana”, opinó Martínez.

Por su parte, Jiménez dijo que se puede partir de resultados positivos arrojados por el Informe de Calidad de Vida como el que indica que el 49 por ciento de los ciudadanos en Ibagué usa el transporte público.

Para el Ingeniero, “es una cifra deseable”, que otras ciudades quisieran tener, no obstante afirmó que se debe trabajar para mantenerla en esos niveles, e incluso incrementar el porcentaje de las personas que utilizan buseta o taxi.

“Pensemos en las condiciones que afectan la satisfacción de ese 49 por ciento de la población que usa el transporte público para mejorarlas”, aseguró el experto.

REDACCIÓN ECONÓMICA

Comentarios