Dignidad Cafetera del Tolima está lista para movilización nacional en Armenia

Dignidad Cafetera del Tolima está lista para movilización nacional en Armenia
Los líderes cafeteros criticaron el papel desarrollado por el Gobierno nacional, la Federación y el Comité Departamental de Cafeteros.
SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
En la movilización también participarán maiceros, arroceros y otros productores del agro tolimense.
Foto: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
23 Abr 2019 - 3:01am

Con el propósito de que el Gobierno nacional atienda sus requerimientos, los caficultores del Tolima asistirán a la movilización que se llevará a cabo en la capital del Quindío, en compañía de otros sectores agropecuarios como el del maíz y el arroz, para que se desarrolle cuanto antes una política agraria en el país que beneficie al cultivador y no lo sumerja más en la crisis que actualmente vive.

Las principales dificultades que afrontan los productores del café más preciado en el mundo, se deben a los bajos precios del grano en el mercado exterior, que, sumado a los problemas heredados desde el 2012, cuando las condiciones climáticas arrasaron los cafetales poniendo en jaque la producción, los ha dejado en un escenario de insostenibilidad financiera.

“La crisis ya es muy dura, en 30 años que tengo de cafetero, nunca había pasado por una situación tan compleja como la de ahora, entonces vamos a ver qué dice el Gobierno. Los cafeteros del Tolima haremos presencia para ver qué se decide o de lo contrario, tomaremos una decisión en conjunto entre los 22 departamentos productores del grano”, comentó Augusto Moreno, representante del Comité departamental de cafeteros.

 

Los problemas

El principal problema que resisten los cafeteros y del cual se ha venido hablando desde hace un largo tiempo, es el de los bajos precios de comercialización en el mundo, situación que no compensa los elevados costos de operación.

Actualmente el dinero invertido por un cultivador para producir una carga de café es de 782 mil pesos, mientras que el precio oficial de venta es de 675 mil pesos. Es decir, un productor actualmente está perdiendo 107 mil pesos por carga y, aunque el Gobierno destinó 30 mil pesos por cada 125 kilos como subsidio, el monto no alcanza a cubrir el costo de producción.

“La solución debe ser estructural, el sector agropecuario en general tiene un problema estructural de costos que no es rentable, los precios de los fertilizantes es uno de los más altos de América Latina. Las tasas de interés de los créditos son excesivas y no las podemos pagar. Los maiceros, los arroceros, todos estamos ‘engrapados’ con los bancos y, si el Gobierno no diseña un programa para solucionar estas problemáticas, no sé para dónde vamos a coger”, comentó el líder cafetero.

La principal petición que hará Dignidad Cafetera del Tolima es la condonación de las deudas que acarrean muchos cultivadores del departamento desde 2012, donde por problemas climáticos y variaciones de precios en el mercado, se les ha hecho imposible que se cancelen las deudas, generando por el contrario más intereses y, por ende limitando la accesibilidad de muchos de ellos a otro tipo de beneficios.

“Estamos arrastrando unas deudas que son impagables, la propuestas de nosotros los tolimenses es que nos condonen eso, porque hemos tenido que asumir solos las pérdidas, eso hace que la situación sea muy complicada”, acotó Moreno.

Asimismo, Gamaliel Martínez, miembro suplente del Comité, afirmó que esta situación generará desplazamiento en el agro colombiano, desencadenando problemáticas sociales, o por el contrario, contribuirá para que otro tipo de cultivos, dentro ellos, ilegales, ganen terreno, tal como ya lo han hecho productores del Perú, quienes migraron muchos de ellos a zonas cocaleras.

“Hay muchos caficultores que por los bajos precios no han podido pagar los créditos y siguen endeudados y ya hay procesos ejecutivos contra muchos de ellos, hay que pensar en qué puede pasar cuando les embarguen y les rematen las tierras a esas familias”, manifestó el líder.

Martínez agregó: “El propio gerente de la Federación prácticamente nos invitó a que sembráramos coca, porque en una entrevista que le hicieron en un medio radial le preguntaron cómo estaba la situación en el Cauca y Nariño y él dijo que no podía decir que estuviera mal, ya que ellos habían sido vivos, porque dentro del café han cultivado coca. Lo que quiso decir es que los demás somos unos pendejos por no hacer lo mismo”.

 

Contra las directivas

Con el mismo tono de molestia e inconformidad, los miembros de Dignidad Cafetera del Tolima criticaron el nivel burocrático que vive tanto la Federación como el Comité departamental, donde para ellos, ejecutivos con altísimos sueldos, poco o nada hacen por el bienestar de los productores.

“Esto es un problema interno y estructural mismo de la Federación, porque un agricultor que produce 20 cargas de café en el año, tendría que trabajar mínimo seis años a todo costo para pagarle un mes de sueldo al señor gerente. Eso no es equidad, eso es injusticia. Para allá se está yendo toda la plata, para la diligencia”, dijo Martínez.

Otro directivo que fue flanco de críticas por parte de los representantes cafeteros fue el director Ejecutivo del Comité de Cafeteros del Tolima, Gildardo Monroy, a quien le recriminaron su postura a la hora de recibir las críticas de los productores y buscar soluciones.

“El director Ejecutivo del Comité de Cafeteros del Tolima cada vez que le expresamos estos problemas dice ‘cambien de cultivo’; cómo se le ocurre al representante decirnos que cambiemos de cultivo cuando él devenga su salario de nuestro trabajo”, comentaron los quejosos.

De igual modo, cuestionaron la labor de gestión efectuada por la Federación en temas de comercialización, pues para ellos no puede ser posible que cooperativas propias de cafeteros, encargadas de exportar el grano, paguen mejor el producto, que las alianzas gestionadas por la institución del orden nacional.

“La Federación no está haciendo bien las cosas en comercialización, porque hay asociaciones de productores selectas, como lo es el caso de Planadas, que nos están comprando el café en un precio diferencial de hasta 900 mil pesos y la Federación no lo hace. Es inconcebible que corporaciones que no manejen ni el 10% del presupuesto que maneja la Federación, lo pueda hacer”, agregó.

Frente a los fuertes rumores que anuncian un paro definitivo por parte de los cafeteros de Colombia, los miembros de Dignidad Cafetera del Tolima se mostraron escépticos a las decisiones que se tomen mañana en Armenia, pero eso anunciaron que no se quedarán quietos.

“Tendremos que tomar una decisión, todos se inclinan por el paro, la gente del Huila dice que nos están vacilando, allí tomaremos una decisión, no vamos a tomar una decisión solos. Lo importante es buscar una solución para que al menos nos salvemos este año. Pero en verdad, este es un tema estructural, donde falta una política agraria”, finalizó Moreno. 

 

Dato

Una de las quejas de los productores es que una vez se anunció el subsidio de 30 mil pesos por el Gobierno, el valor de los insumos ha aumentado hasta un 20%.

Publicada por
RICARDO CORTES