“El problema es que no hay políticas claras para hacer empresa”: Alexánder Ospina

“El problema es que no hay políticas claras para hacer empresa”: Alexánder Ospina
El empresario farmacéutico de la ciudad destacó la importancia que han tenido los gremios en respaldar las necesidades de los mismos.
HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
Desde hace 36 años Droguerías Copifam ha generado más de 300 empleos directos en la región.
Foto: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
26 Mayo 2019 - 3:01am

Haciéndole apología a su apellido, Angelina Guerrero formó a sus tres hijos luego de quedar viuda por la violencia que se vivía en esa época por Cocora, jurisdicción de Cajamarca. Como toda una guerrera, decidió trasladarse a Ibagué para brindarle a sus pequeños un bienestar, acompañado de la formación basada en la honestidad.

Gracias al esfuerzo de aquella mujer, hoy el Tolima tiene uno de los empresarios más destacados e influyentes, Alexánder Ospina, un hombre que además de crear empresa, ha construido región, bienestar y desarrollo en la ‘Tierra Firme’.

EL NUEVO DÍA habló con el propietario de Droguerías Copifam para conocer más de él, su empresa, sus nuevos proyectos, de cómo ve la región y cómo analiza la situación económica del país.

EL NUEVO DÍA: ¿Quién es Alexánder Ospina? Cuéntenos de su historia.

ALEXÁNDER OSPINA: Vengo de una familia campesina desplazada por la violencia, mi padre lo mataron cuando yo tenía ocho años y nos tocó venirnos del campo para el barrio Ricaurte de Ibagué, con mi mamá y mis tres hermanos. Somos de Cajamarca, de Cocora; aquí en Ibagué, estudié hasta quinto año e inicié a trabajar. Mi madre a pesar de ser una señora campesina logró educarnos, darnos buenos consejos, alejarnos de vicios y de cosas malas que en los barrios populares se conocen, logrando que tomáramos un camino correcto.

E.N.D.: ¿Qué valor le inculcó su mamá. Qué consejo le dio que hoy guarda?

A.O.: La honestidad es lo más importante que ella nos decía, ser honestos en la vida porque la plata mal habida, no sirve para nada. El consejo fue querer la familia, ser unidos por encima de cualquier inconveniente que hubiese.

E.N.D.: ¿Cómo inicia en el mundo empresarial?

A.O.: Trabajé como domiciliario en una farmacia, posteriormente laboré como mensajero, vendedor, administrador y a los 25 años cumplidos me independicé, me fui para Cajamarca y monté mi primera droguería con 80 mil pesos.

E.N.D.: ¿Cuál fue su primer jefe, qué le aprendió?

A.O.: Mi primer jefe fue un señor muy querido, se llamaba Daniel Villaveces, él ya murió, en ese entonces era el propietario de la Droguería la 14, a quien le aprendí que al empleado no se debe estar regañando en todo momento, que con tan solo saberlo guiar, es suficiente para obtener buenos resultados. También la puntualidad, la honestidad, y el sentido de pertenencia con la empresa que le está dando el empleo.

E.N.D.: ¿Cómo pasa de empleado a ser el propietario de Droguerías Copifam?

A.O.: Cuando abrí la droguería, se llamaba Promodrogas, lo hice con una plata que me habían prometido en un depósito de drogas porque me iban a surtir y a dar crédito, por eso me arriesgué a dar el paso y renuncié. Pero la verdad nunca me dieron el crédito y me tocó esperar casi un año, y ahí sufriendo, asando y comiendo como se dice popularmente, al año pudimos iniciar mejor la empresa, ya que con los 80 mil pesos era imposible poder hacer algo.

E.N.D.: ¿Pero, cómo pasa de ser una droguería con crédito en medicamentos, a ser la empresa farmacéutica más importante del Tolima?

A.O.: Una vez tengo crédito, mi vida cambia, gracias a toda la experiencia adquirida en esos 12 años de trabajo; en Cajamarca, de forma rápida me convierto en la farmacia más acreditada. Ahí comienzo a crecer, inauguro otra droguería. Estoy hasta el 2000 en Cajamarca y luego de 17 años me vengo para Ibagué, pensando en crecer, en hacer empresa.

E.N.D.: ¿Era más complicado emprender antes o ahora?

A.O.: Siempre ha sido complicado hacer empresa, antes y ahora. Lo que pasa es que anteriormente no era tan competido todo, era más fácil en ese sentido. Además, inicié en un municipio donde no tenía mucha competencia. Hoy es más complicado porque hay mucha competencia y por ende rentabilidades más bajas.

E.N.D.: ¿Cómo fue el inicio?

A.O.: Obviamente inicié yo trabajando en Promodrogas, me tocaba dormir en la droguería, en una camilla, atender de noche, aplicar inyecciones, hacer de todo, ya que no podía contratar empleados por la falta de capital, pero con el tiempo, fuimos contratando empleados, en Cajamarca tuvimos seis empleados y hoy ya contamos con un rango entre 300 y 400, a veces toca recortar porque la situación es complicada, eso hace que uno haga recortes.

E.N.D.: ¿Por qué llega al nombre de Copifam si se llamaba Promodrogas?

A.O.: Copifam es ‘Cooperar con la Integración Familiar’, nosotros hemos creído que siempre hay que hacer algo a nivel familiar y siempre tuvimos eso como objeto social.

E.N.D.: ¿Cuál es su percepción de los gremios económicos de la ciudad?

A.O.: Creo que en los últimos cuatro años, Fenalco y la Cámara de Comercio han estado muy pendientes de las empresas para apoyarles con educación y varios temas que son muy importantes para nosotros los empresarios.

E.N.D.: ¿Cómo evalúa el desempeño de las entidades públicas del Departamento?

A.O.: Me parece que en la Gobernación se ve un muy buen trabajo. En vías, en obras en varios municipios donde antes era complicada la conectividad, ha mejorado mucho. La Alcaldía lo ha hecho bien a pesar de todos los inconvenientes que encontró. El Alcalde ha hecho una buena labor con los parques en los barrios.

E.N.D.: ¿Han desempeñado un trabajo para desarrollar económicamente la ciudad y el Departamento?

A.O.: Para el caso particular de Droguerías Copifam, pienso que nosotros como generadores de empleo, donde contribuimos con más de 300 empleos directos, teníamos un alivio tributario en industria y comercio, pero desafortunadamente el tiempo que nos habían dado se venció y fue difícil que en esta Administración nos renovaran ese beneficio. Eso ha sido complicado para nosotros.

E.N.D.: ¿Cuál es el mayor reto que tiene como empresario y su organización?

A.O.: Nosotros los empresarios nacionales, con la llegada de tanto capital extranjero y tanto beneficio que el Gobierno le da a esas empresas, nos hemos visto en desventaja a la hora de competir con precios, porque ellos traen dólares para invertir y nosotros tenemos un capital en pesos colombianos.

E.N.D.: ¿Considera que los valores están en el gremio empresarial de Ibagué y el Tolima?

A.O.: Todavía hay valores, pienso que la gente que genera empleo y que quiere hacer empresa se sienten respaldados por los gremios en general. Sí hay valores, el problema es que no hay políticas claras para hacer empresa, hay mucho temor para hacer empresa, porque no sabemos qué pueda pasar. Y fuera de eso, el tema tributario, el IVA y otros componentes hacen que la economía del país esté dura.

E.N.D.: ¿Cuál es la situación actual de su empresa?

A.O.: A lo largo de 36 años, nuestra empresa ha afrontado momentos difíciles, pero esta es la época más dura, llevamos tres años que no mejoran las cifras, no hay dinero circulando, pero los gastos administrativos siguen siendo los mismos, el pago de impuestos, el pago de arriendo y todos los compromisos financieros son los mismos, entonces es complicado.

E.N.D.: ¿Cómo ve como empresario el desempeño del Gobierno nacional?

A.O.: En campaña, el Presidente decía que una de las metas era ayudar al empresariado pero ya ha pasado un año y no se ha visto nada, es decir, no ha cumplido. Hoy seguimos nosotros en el caso de la farmacia enfrentándonos con los medicamentos de contrabando, sin ningún control, con precios injustos. Estamos afectados por cosas que el Gobierno no le ha puesto ‘coto’.

E.N.D.: ¿Qué le hace falta al Tolima?

A.O.: Líderes, es necesario que nuestros políticos realmente sean escuchados en el Congreso, necesitamos que gestionen recursos para que desarrollen la región. También pienso que se debe desarrollar el sector turístico, el Tolima tiene un potencial importante que no ha sido explorado y explotado.

E.N.D.: ¿Qué opina de la tecnología, la implementa en Copifam?

A.O.: Es lo mejor que se ha podido implementar, el que no implemente la tecnología tiende a desaparecer. Nuestra empresa está desarrollando programas tecnológicos para mantenernos vigentes en el mercado.

E.N.D.: ¿Que son para su organización los empleados?

A.O.: Es todo, para nosotros los empleados son la razón de ser, de no ser por ellos no hubiéramos podido crecer, creo que tenemos una gente muy comprometida y muy querida, que en momentos difíciles como los que se viven, se mantienen ahí leales a la empresa, apoyándonos. Ellos son nuestra gente y son lo que más vale en nuestra empresa.

E.N.D.: ¿Qué le ha inculcado a sus empleados?

A.O.: Yo les he tratado de infundir el tema de la honestidad, les he dicho, cuiden su trabajo porque hay mucho desempleo, y ellos son conscientes de la honestidad con que nosotros trabajamos, por eso pienso que es gente honesta, que tiene muchos valores espirituales.

E.N.D.: ¿Por qué a pesar de ser un empresario exitoso en el Tolima, no ha encabezado los gremios?

A.O.: La verdad es que soy muy tímido, además no me queda tiempo, mantengo con mucho trabajo y no me gusta estar mucho en juntas y en esa cantidad de cosas. Primero por el tiempo, y segundo porque pienso que la gente que está ahí está bien, por eso hay que dejarlos que trabajen.

E.N.D.: ¿Cuál es el proyecto que le ha faltado desarrollar, por qué?

A.O.: Haber podido consolidar nuestra marca a nivel nacional. Haber podido haber llegado a todos los departamentos. Nosotros teníamos un proyecto grande de expansión y logramos hacer presencia en 10 departamentos, pero fue muy complicado el tema financiero y el músculo económico no lo tuvimos en su momento para poder crecer y llegar a ser una empresa posicionada a nivel nacional, por eso decidimos hacer presencia en la región, somos una empresa muy querida en la región y le apostamos a ella.

E.N.D.: ¿Qué es la familia para usted como persona, y qué debe ser para cualquier empresario?

A.O.: La familia es todo en la vida, de nada vale tener lo que tenga, si no tenemos la familia y su apoyo; nuestra madre inculcó eso desde pequeños y estamos unidos. Por ejemplo mi esposa hace parte de la empresa, mi hijo hace parte del trabajo comercial, mi hija trabaja en publicidad, entonces estamos todos unidos. El mensaje con nuestros trabajadores es que compartan en familia porque realmente eso es lo único en la vida.

E.N.D.: ¿Cómo se proyecta como empresario y lo hace con Copifam?

A.O.: Como empresario me proyecto como una persona que cumplió, ya que era muy difícil pensar que sin uno ganarse un Baloto o una herencia, pudiera llegar a sobrevivir 36 años. A Copifam la proyecto como una empresa que logre un reconocimiento a nivel nacional, como una organización honesta, con gente buena, comprometida. Pienso que hemos cumplido con nuestro propósito.

E.N.D.: ¿Qué cree que han aprendido sus hijos de usted como empresario?

A.O.: Mis hijos han aprendido que con constancia y perseverancia, perdiendo temores, se puede construir, pero siempre bajo la honestidad.

E.N.D.: Inició el proyecto del hotel y el restaurante, ¿por qué un empresario farmacéutico le apuesta ahora al turismo?

A.O.: Las situaciones cuando se complican, uno tiene que buscar alternativas y reinventarse. Nosotros teníamos un club de la empresa, pero vimos la oportunidad de ofrecerle algo a El Salado que fuera bonito, a un precio económico e iniciamos el proceso de construir el hotel, hoy tenemos 86 habitaciones, tenemos restaurante, una buena piscina y en los tres meses que llevamos hemos tenido una gran acogida.

E.N.D.: ¿Por qué desarrollar este proyecto en El Salado?

A.O.: Le apostamos a desarrollar este proyecto en El Salado porque vemos que es un barrio en pleno desarrollo, su ubicación estratégica, su clima. Es una oportunidad buena, solo necesitamos que nos optimicen las vías para mayor conectividad con el barrio. Lo que buscamos es generar empleo en este sector y dinamizar la economía.

E.N.D.: ¿Qué es para usted Ibagué y el Tolima?

A.O.: Ibagué es mi ciudad, aquí fue donde me formé, y gracias al Tolima la empresa ha podido crecer y ser una organización líder en la región en el sector farmacéutico.

E.N.D.: ¿Cuál ese consejo que le puede brindar a las personas que piensan en emprender?

A.O.: Que siempre hay que dar el primer paso, sin pensar que al mes o a los dos meses se va a llenar de dinero, esto es un proceso muy largo, yo por ejemplo llevo 36 años. El emprendedor debe perseverar y dejar el temor y hacerle. Debe enfocarse, sea cual sea el proyecto, desde que haya disciplina seguramente la va a ir bien.

E.N.D.: ¿Cuál es la persona que más admira?

A.O.: Mi mamá.

E.N.D.: Usted y su empresa se han destacado por efectuar obras sociales, cuéntenos más de ello.

A.O.: Nosotros tuvimos la escuela deportiva Copifam, llegamos a tener más de 400 niños donde la empresa les subsidiaba todo, pero desafortunadamente no tuvimos el apoyo de nadie para mantener el grupo y por eso tuvimos que parar el proyecto por un tiempo. También tenemos un proyecto de chicos de la calle y cada miércoles se les brinda la comida. Además, mi esposa desarrolla un proyecto con las personas de la tercera edad, brindándoles mercados. Hemos invertido en el tema social en la medida que se pueda, porque la situación no está fácil, pero con lo poco que hay, se hace.

E.N.D.: ¿Ve en sus hijos un relevo generacional, los está preparando para ello?

A.O.: Danny ya está dando sus primeros pinitos, él ya está ensayando con su propio negocio, ahí va adquiriendo una muy buena experiencia para la hora que se haga cargo de la empresa.

E.N.D.: ¿Que le apasiona?

A.O.: Trabajar, el fútbol, el Deportes Tolima, me gusta bailar, me gusta montar a caballo y tomarme mis cervecitas, pero mi hobby es pasear con mi familia.

 

Frase

"Nuestros líderes políticos deben trabajar más para jalonar recursos para la región".

 

Frase

"Vivir es muy bueno, pero es mejor soñar, siempre y cuando se pueda despertar, si quieres que tus sueños se hagan realidad. ¡Despierta!"

Publicada por
EL NUEVO DÍA