En debate sobre la crisis de la industria textil se cuestionó el papel del Gobierno nacional

HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
En el debate sobre el futuro de la industria de la moda en Colombia que se llevó a cabo en Ibagué, se habló de las problemáticas que afronta el sector y salió a relucir el poco apoyo del Gobierno nacional para proteger el gremio de los textileros.

En el II Foro Presente y Futuro de la Industria de la Moda, organizado por la feria Ibagué Negocios & Moda, se habló de la crisis del sector textil a causa del contrabando, las importaciones provenientes de países orientales y la sobreproducción.

Además se debatió la razón por la cual los artículos 274 y 275 del Plan Nacional de Desarrollo aprobados por el Congreso de la República, que suben los aranceles a los importadores de textiles a 37,9% aún no se han implementado por parte del Gobierno nacional, acción que los actores de la industria nacional ven con preocupación.

Del debate participaron el viceministro de Desarrollo Económico, Saúl Pineda; el presidente de la Cámara Colombiana de Confecciones, Guillermo Elías Criado; el senador Miguel Barreto, así como Carlos Eduardo Botero, presidente de Inexmoda, y Aurelio Suárez, periodista y panelista de la cadena Blu Radio.

 

‘Pullas’ al Gobierno

Según el viceministro de Desarrollo Económico, Saúl Pineda, las acciones implementadas por el Estado han permitido mermar las importaciones provenientes de China, “para el caso de los textiles el año pasado China crecía al 30,7% en la importaciones y a partir de la intervención que hicimos para imponer el derecho antidumping logramos que las importaciones no fueran tan altas, se habla de -1,8% de crecimiento”.

Sobre los artículos 274 y 275, Pineda, agregó: “Tenemos desafíos en torno a cómo manejamos el arancel, si lo hacemos a través del Congreso o a través de vías constitucionales (…) Ahora en el contexto que tenemos de una eventual inconstitucionalidad de esos artículos podemos trabajar conjuntamente”.

A lo que el senador Miguel Barreto respondió: “Hay 70 mil empresas inscritas en las cámaras de comercio del sector textil en el país, nosotros estamos defendiendo esas empresas; gremios como Analdex y la Andi defienden a 70 importadores; es una pregunta que le hacemos al Gobierno nacional, por qué no defendemos el empleo de los colombianos y sí a esas empresas importadoras que no representan el mercado nacional”.

Por su parte, Aurelio Suárez, indicó que Colombia es uno de los países más costosos para producir textiles por las tasas de interés que hay para la industria, el alto costo de la energía eléctrica, sumado al contrabando y las débiles medidas arancelarias.

Sobre los artículos 274 y 275, el periodista señaló que en Colombia ya están declarados aranceles por confecciones ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por el 24%, y que lo que se decide es que hay que subirle al 37,9% frente a los países con los que no hay Tratados de Libre Comercio (TLC). Cabe recordar que el Ministerio de Hacienda demandó los dos artículos.

En esta línea el periodista le replicó al viceministro Pineda: “La posición del Gobierno es negativa, es cierto que Analdex y Fenalco demandaron los dos artículos de los aranceles, pero le hago un pregunta viceministro Pineda, por qué el Gobierno tenía que ir a coayuvarles a ellos, cuál era la necesidad. En eso se equivoca, la mejor señal de buena voluntad es que el Gobierno retire todas sus acciones en la Corte Constitucional y deje el debate entre los gremios importadores y los gremios productores de Colombia.

 

Importaciones

De acuerdo con el presidente de Inexmoda, Carlos Botero, la crisis de Venezuela y el Tratado de Libre Comercio que firmó Colombia con Estados Unidos generaron un declive en las exportaciones del sector textil desde el año 2009 y solo hasta 2018 la industria se recuperó sustancialmente.

“En 2008 exportábamos 2.000 millones de dólares de los cuales la mitad era a Venezuela, pero en ese año se acaba el acuerdo de la Organización Mundial de Comercio de Fibras Textiles y Confecciones, lo que hizo que el comercio mundial se volviera totalmente libre, al haber más oferta los precios empezaron a bajar, por lo tanto exportar se hizo mucho más costoso”, expuso Botero.

Por otro lado, hizo énfasis en que actualmente se importa más de lo que se exporta en confecciones y textiles, lo que desemboca en el desequilibrio comercial. También hizo hincapié en que China es el primer país de donde provienen tanto las materias primas como los textiles terminados.

Asimismo, el presidente de la Cámara Colombiana de Confecciones, Guillermo Elías Criado, enfatizó en que las importaciones continúan superando desde hace algunos años lo que exporta el país.

Según el presidente, en Colombia se importa 3,1 veces más de lo que se exporta, y en este sentido la participación del sector también ha disminuido, pasando de 26% en 2008 a 21% en 2018.

“Entre el 2017 y 2018 los ingresos del sector cayeron en 9,55%, igualmente la participación en PIB del sistema moda en el 2005 era del 31,2% y al cierre del 2017 era de 21 puntos porcentuales”, acotó Criado.

 

Dato

Colombia exportó en 2018 un total de 743.314 dólares en textiles y confecciones, e importó 2.283.158 dólares. 

 

Dato

La estimación por evasión de impuestos (Arancel + IVA) sobre la importación que habría dejado de recaudar el Estado entre 2013 y 2017 sobre textiles y confecciones, sería de $2.615.642 millones.

EL NUEVO DÍA

Comentarios