Las quemas en época de sequía afectaron a sector ganadero en Tolima

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
El Comité de Ganaderos del Tolima informó que el fenómeno del niño dejó serías afectaciones en las fincas de los ganaderos, relacionadas principalmente con las quemas de pasturas.

Las altas temperaturas que registraron algunos municipios consecuencia del fenómeno del niño que según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, terminó la semana pasada, generó afectaciones en la producción del sector ganadero.

De acuerdo con Carlos Gustavo Silva, director del Comité de Ganaderos del Tolima, aunque la ganadería bovina del Departamento no está enfocada a la producción de leche y carne, en algunas localidades disminuyó el rendimiento.

“En la ronda que hicimos en plena época del fenómeno de El Niño algunas fincas especialmente en Coyaima y Ataco manifestaron que habían tenido una disminución entre el 40% y el 50% de en cuanto producción de leche”, explicó Silva.

Por otra parte, la ola de calor produjo la quema de alrededor de 11.500 hectáreas de pastura y bosque nativo. “Esta situación afecta directamente la producción de agua y pasto para el ganado”, agregó el director.

Entre los municipios más afectados están Natagaima, Coyaima, Lérida, Armero, que están en el trópico alto.

Silva resaltó que hasta ahora el balance que se tiene de las hectáreas quemadas, no comprende la quema en las pasturas de los ganaderos, lo que podría acentuar aún más la afectación al sector.

 

Un panorama desalentador

En un análisis inicial que hace la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, advierte que el acopio de leche en el país ha bajado y la tendencia en el sacrificio también está disminuyendo.

“El cambio climático se está sintiendo mucho. Normalmente en zonas donde debe haber lluvias hay sequía y eso ha hecho que la producción ganadera varíe”, dijo José de Silvestri, gerente técnico de Fedegán.

Según Fedegán, la falta de comida y el intenso verano que se está prolongando en la costa Caribe, Boyacá, Tolima y Huila, es preocupante. “En algunas zonas de estas regiones los incendios han reducido las pasturas a cenizas, los animales se estarían muriendo o perdiendo peso”, comunicó la Federación.

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, afirmó que debido a estas condiciones es necesario considerar un plan de suplementación bovina para el 2020.

“Este año empezó costando $1.073 el litro de leche y hoy se está pagando a $1.163, ha subido $90 en lo que va corrido de 2019. No hay leche porque no hay pastos y porque escasearon las lluvias”, concluyó Lafaurie.

 

Formas de mitigación

Entre las recomendaciones que da Fedegán para enfrentar la sequía se destaca la implementación de modelos silvopastoriles, estos sistemas se conforman de árboles y arbustos que son muy escasos en los potreros convencionales.

Acerca de este modelo, Silva comentó: “Nosotros hemos venido trabajando en los últimos años en dos proyectos fundamentales, uno que es la conservación de forrajes, todo lo que tiene que ver con almacenar heno y silo.

El otro proyecto es la implementación de sistemas silvopastoriles, que es básicamente la inclusión de árboles y arbustos, bien sea en las cercas vivas o en medio de la praderas”.

Igualmente, la conservación de las fuentes de agua sería fundamental para que los ganaderos afronten las sequías, para esto sería necesario una adecuada administración y planificación de los potreros, así como de la comida que hay en las fincas.

REDACCIÓN ECONÓMICA

Comentarios