Toque de queda a mayores de 60 años afectaría al sector arrocero de la región

El alza del dólar también tiene preocupados a los arroceros debido a que la mayoría de insumos, como fungicidas, son importados.
Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Los arroceros ya empezarían a sentir el impacto de las medidas tomadas por las autoridades para frenar el coronavirus, en especial, por el toque de queda implementado a mayores de 60 años, población con gran actividad en el sector.
PUBLICIDAD

El sector arrocero del departamento manifestó su respaldo y compromiso con las medidas de protección adoptadas por la Gobernación del Tolima y el Municipio, pero manifiestan que el toque de queda para mayores de 60 años sí podría tener repercusiones en la operación de producción.

Y es que es bien sabido, como en muchos otros sectores de la agricultura colombiana, que la población que supera este rango de edad participa activamente del sector realizando diferentes tareas, ya sea porque son propietarios o trabajadores de fincas.

Por esta razón, Gabriel Márquez Cifuentes, presidente del Comité de Arroceros de Ibagué, señaló que se tendría que trabajar en flexibilizar esta prohibición para continuar con el normal desarrollo de producción del grano en un contexto de emergencia sanitaria y económica en la región.

“Lo que pasa es que los trabajadores del campo, partamos de propietarios, ingenieros agrónomos, operadores de maquinaria, colaboradores de riego, de fertilización, entre otros, son personas mayores de 60 años que no pueden movilizarse actualmente en todo el departamento.

“Entonces esta medida va a generar unos traumatismos en la operación porque esos empleos van ser cubiertos por otras personas, y eso va a incidir realmente en el tema operativo y de costos de lo que está en este momento en producción y va a estar en producción mientras dure la emergencia”, manifestó Márquez.

Esta misma preocupación tiene Carlos José Hómez, gerente de la Cooperativa Serviarroz, quien mencionó que los trabajadores que viven en la ciudad no se han podido desplazar a los cultivos.

“Y en el campo esas personas desarrollan tareas muy importantes, por ejemplo, el manejo de las combinadas que son equipos de elevado costo, y si hablamos de confianza, es muy complejo dejarle estas máquinas a alguien sin experiencia”, comentó Hómez.

Ambos líderes gremiales coincidieron en que no se ha hecho una solicitud formal, pero que este el sentir de todo un sector.

“Usted tiene una inversión en una cosecha que no puede frenar, y unos trabajadores que no puede despedir, entonces le toca continuar haciendo lo que corresponda para seguir sacando la cosecha adelante, es decir, aumentando costos y teniendo el doble de personal que tendría que haber”, acotó Gabriel Cifuentes.

Por esta razón, solicitan mayor laxitud en la norma, “no estamos solo pidiendo, sino ofreciendo nuestra colaboración para sentarnos y analizar una serie de medidas que se pudieran utilizar en el futuro inmediato para tratar de menguar la crisis”, concluyó Cifuentes.

 

Logística

En lo que tiene que ver con la parte operativa, la sobredemanda de productos, sumado al retraso en el desplazamiento de vehículos que transportan insumos, está generando dificultades en la logística del gremio.

Al respecto, Hómez acotó: “Todo el mundo está abasteciéndose por el temor que hay, y si tenemos problemas de logística en los puertos para el desplazamiento de los vehículos que vienen hacia Ibagué, porque hay conductores también que son mayores de 60 años, se generan problemas”.

En cuanto al abastecimiento del cereal, Gabriel Márquez, indicó que no se va a ver interrumpida porque el arroz se cortó hace 60 días, y las nuevas siembras no pararían.

“Es precisamente lo que queremos, que no se vaya a ver afectada la producción de alimentos en seis u ocho meses ante algunas medidas”, agregó el representante de los arroceros de Ibagué.

 

Dato

Hay que recordar que la tasa de informalidad laboral en el campo es del 87%.

REDACCIÓN ECONÓMICA

Comentarios