Aguacate procesado sembrado en Tolima se comercializa en Japón

La compañía trabaja con los productores tolimenses en las dos épocas de cosecha del año.
Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
El aguacate hass es depositado en cavas donde es madurado, una vez en el punto de maduración de consumo se congela y se envía al país asiático.
PUBLICIDAD

Desde mediados de 2019, la compañía colombiana Colfrost se puso en contacto con aguacateros tolimenses con el fin de exportar el aguacate hass producido en la región. La novedad, es que esta empresa utiliza la fruta que se descarta de los procesos de exportación del aguacate en fresco, y lo congela, procesa y envía a Japón.

José Quintero, director de abastecimiento de Colfrost, explicó: “Somos una empresa que está innovando con la exportación de aguacate congelado, no en fresco. Hacemos un proceso de congelar la fruta con nitrógeno, en cubos, tajadas, mitades, según lo solicite el cliente en Japón, y se envía listo para el consumo”.

En Tolima, la compañía le compra el aguacate hass a asociaciones y pequeños productores de Líbano, Casabianca, Palocabildo, Riomanso, Cajamarca, Fresno y Herveo, quienes antes vendían el producto defectuoso en el mercado nacional a un menor precio.

“Ellos tienen la opción de vender el aguacate a las exportadoras de la región, y nosotros accedemos como materia prima a ese aguacate descartado por daños estéticos pero que no afectan la pulpa, y que comúnmente se comercializa en el mercado nacional. Ahí intercedemos nosotros, le damos ese valor agregado, pagamos a un precio mayor y aportamos en una mejora económica de los productores”, comentó Quintero.

Colfrost envía entre tres y cuatro contenedores de aguacate procesado a Japón, de esta producción, casi un 30% es fruta cosechada en Tolima.

 

La alianza

Acerca del trabajo con los agricultores de la ‘Tierra Firme’, José Quintero manifestó: “Nos gusta llegar al productor directamente o a la asociación. Hacemos una revisión de que los predios estén certificados como exportadores, de que las aplicaciones de pesticidas cumplan las normas de salubridad y finalmente se hace la compra directa”.

Es así que en los tiempos de cosecha en Tolima, en marzo, abril y mayo, inicialmente, y en los últimos tres meses del año, se realizan los negocios.

Aunque la emergencia sanitaria ya está afectando algunos sectores del agro, por ahora, el cultivo de aguacate no se ha visto perjudicado, solo por el costo del transporte que se está elevando en todo el país.

EL NUEVO DÍA

Comentarios