emergencia

 

Efectos del coronavirus se sentirán hasta por dos años en el mercado inmobiliario

El experto inmobiliario Oscar Borrero Ocho fue el encargado de adelantar el estudio.
Crédito: COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Un estudio inmobiliario asegura que las consecuencias económicas provocadas por el coronavirus impactarán este sector durante dos años. Los expertos vaticinan un escenario moderado de recesión o uno de crisis profunda.
PUBLICIDAD

Un estudio preparado para la Cámara de la Propiedad Raíz por el experto inmobiliario Óscar Borrero Ochoa, plantea dos escenarios para el mercado inmobiliario en el país, como consecuencia de la crisis provocada por el coronavirus.

En el escenario más optimista, la crisis tendrá un comportamiento en forma de v minúscula, es decir, una recesión no muy profunda, de pronta recuperación. En el escenario más pesimista, en forma de V mayúscula, los efectos serían tan graves como los que afrontó el sector en 1999, que fue la mayor crisis para este sector en el siglo XX, pero la recuperación llegaría alrededor del 2022.

Explica Borrero en su informe que el sector inmobiliario en Colombia venía con buena dinámica en 2019 y a comienzos de 2020 se esperaba un aumento en las ventas de vivienda usada, al tiempo que se vislumbraba un buen comportamiento para los arrendamientos en estratos medio y alto, tanto en Bogotá como en otras ciudades.

Además de no existir crisis de ventas, se estaban corrigiendo problemas de exceso de oferta y elevados precios. Otra previsión era que el stock desocupado no aumentaría y, por el contrario, la tendencia era a disminuir, eliminando, de paso, la sobreoferta existente para arriendo y venta.

De acuerdo con el Dane y Fedesarrollo, el sector inmobiliario representa el 8.5% del PIB nacional, superando al sector de la construcción que representa el 6.3% de la economía colombiana y muy cercano a la industria que tiene el 11%. Por lo tanto lo que suceda en el sector inmobiliario con esta crisis afectará fuertemente el PIB de 2020.

De esta contingencia los expertos han hablado de dos posibles escenarios, uno relacionado con una crisis profunda a corto plazo o una recesión moderada.

 

Escenario moderado de recesión

Los economistas lo denominan comportamiento en “v”, es decir una recesión que no es profunda y de rápida recuperación.

Similar a lo observado en las crisis de 2008-2009 y 2015-2016, el efecto será fuerte en 2020 y moderado en 2021.

Ello dependerá de las nuevas cuarentenas que se pudieran aplicar después del 26 de abril de 2020 y del control de la plaga Covid-19 en Colombia, pero también de factores como impacto en el sector externo, precio del petróleo y del dólar, así como el ritmo de recuperación de la economía mundial.

En este escenario, habría freno en ventas inmobiliarias en 2020, aunque más agudo en inmuebles comerciales que en los destinados a vivienda.

 

Escenario de crisis profunda

Los economistas lo denominan comportamiento en “V”, una profunda depresión de corto plazo (2 años)

De acuerdo con el experto Öscar Borrero, estaría causado por una profunda crisis mundial, freno a las exportaciones, dólar superior a 4.200 pesos y petróleo a menos de 30 dólares, así como por la prolongación de la cuarentena parcial o total por 3 meses más hasta junio, además de cuarentenas escalonadas en el segundo semestre 2020.

En este escenario, el panorama sería similar a la crisis de 1999 que fue la peor crisis de la economía y sector inmobiliario en el siglo XX. El PIB sería negativo (entre menos 2 y menos 3%), a lo que se sumarían mayor desempleo, crisis fiscal y déficit en balanzas comercial y de pagos.

No obstante, Borrero advierte que este escenario no debería durar cinco años, como ocurrió entre 1996-2001, sino hasta 2022.

Aquí el sector inmobiliario afrontaría mora generalizada en arriendos y problemas en la cartera hipotecaria. Además, la desvalorización sería mayor, con impacto más fuerte en vivienda no VIS e inmuebles comerciales (oficinas, locales, bodegas)

En todo caso, si el dólar sigue subiendo y genera más inflación nacional, la mejor protección sería tener o invertir en inmuebles, pero cuidando la liquidez, es lo que recomienda el autor del análisis.

“Con la crisis mundial donde el petróleo y las bolsas caen, la mejor protección es tener inmuebles, aunque tengan vacancia. Es la oportunidad para los Fondos de capital privado y Fondos Inmobiliarios.

Después de las crisis viene la recuperación y la demanda regresará al mercado de inmuebles. Allí se obtendría de nuevo una muy buena valorización. Los inmuebles siempre han sido protección contra la inflación y la devaluación, concluye el documento.

 

Impacto en los arriendos

Según el estudio, en los meses posteriores habrá dificultad para el pago en personas que pierdan el empleo, así mismo habrá morosidad por parte de personas independientes y con trabajo informal.

También habrá un impacto en las afianzadoras y aseguradoras de arrendamientos, Devolución de locales comerciales y oficinas por culpa de la cuarentena y crisis, especialmente en locales de bares, restaurantes, agencias de turismo y en general todos los negocios que estarán cerrados por tres o más meses.

Los rentistas y propietarios se verán perjudicados a raíz de esta contingencia.

EL NUEVO DÍA

Comentarios